Acusan dominicano por robo de drogas en asesinato de presunto narco en el Alto Manhattan

Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK,- El dominicano Jason Castillo, quien era activamente buscado en relación al asesinato del presunto narco José Núñez, en el estacionamiento de una torre de apartamentos en la avenida Wadsworth, el 29 de octubre en la noche, fue detenido el sábado y acusado de robarle drogas a la víctima, en una fracasada transacción de narcóticos.

La policía sigue buscando al guardaespaldas de Núñez, quien presumiblemente y fue quien le disparó y después del balazo en la cabeza a las 10:45 de la noche, fue captado en la cámara de seguridad abandonando el área.
Castillo enfrenta cargos por robo, uso criminal de un arma de fuego ilegal y conspirar para traficar drogas.
La policía dijo que Castillo de 25 años de edad, y un cómplice, presuntamente estuvieron involucrados en la fallida transacción con Núñez, pero los investigadores no lo han implicado directamente en el asesinato.
Originalmente, la policía le dijo al tabloide NY Daily News, que Núñez había sido asesinado por su propio guardaespaldas, quien al parecer, erró el tiro dirigido a uno de los tumbadores e impactó a su jefe en la cabeza.
Castillo, quien reside en Harlem, y su compañero, que no ha sido detenido se encontraron con Núñez, de 43 años, y un hombre de 31 no identificado el 29 de octubre en el estacionamiento de la torre de apartamentos en el 111 de la avenida Wadsworth, entre calles 178 y 179 para una transacción de drogas, de acuerdo con la policía.
Durante el negocio, Castillo y su compañero atacaron a Núñez y le robaron las drogas, dicen los investigadores.
El robo desencadenó una extraña cadena de eventos en la que un hombre contratado para proteger a Núñez terminó por dispararle fatalmente en la cabeza, observó el Daily News.
El guardaespaldas no ha sido capturado, mientras su imagen sigue rodando en la internet con dos poses.
El hombre tiene entre 20 y 30 años y mide aproximadamente 5´10 pulgadas y pesa alrededor de 160 libras, dijo la policía.
Cuando la policía llegó al parqueo de la torre, encontró a Núñez con un balazo en la cabeza y su socio con una laceración en la cabeza, dice el reporte.
Núñez fue declarado muerto en la escena y su compañero internado en el hospital Presbiteriano del Alto Manhattan en condición estable, dijo la policía.
La noche del asesinato, inquilinos del edificio, dijeron a medios locales, que creían que se trató de un atraco.
El hecho ocurrió el domingo y no fue sino hasta el martes, que la policía clarificó los detalles y el escenario.