Afirman distrito escolar Alto Manhattan ha experimentado cambios excelentes

Por Ramón Mercedes
 
NUEVA YORK.- Padres de estudiantes de las 40 escuelas pertenecientes al distrito escolar número seis que abarca Inwood, Washington Heights y Hamilton Heights, en el Alto Manhattan, afirmaron que el mismo ha experimentado cambios excelentes no solo en el progreso académico de los estudiantes, sino también en una marcada mejora en las condiciones físicas.
 
Expresan que todo esto se traduce en un ambiente escolar positivo, en el entrenamiento pedagógico de profesores y directores escolares, además de involucrar los padres en la vida de dichos centros docentes.
 
Sostienen que es el distrito con el más alto índice de estudiantes inmigrantes, uno de los tres con el mayor número de estudiantes “homeless”, ha sido el único en la urbe “good standing” por dos años consecutivos, el de más alto porcentaje de respuestas al cuestionario encuesta de la ciudad el año pasado y su rendimiento académico por encima del rendimiento promedio por tres años consecutivo.
 
Huáscar Rivera, Eulalio Contreras, Mildred de Smith, Juana de Ortíz, Darío Corporán, Danilo Echavarría, Hiciano Campos, Kelvin Nolasco, Milciades Ureña, Daniela de Soto y Nelson T. Calcaño, entre otros, sostienen en un documento que Manuel Ramírez, superintendente, ha implementado una plataforma de trabajo que marca estrategias específicas en todas las escuelas.
 
Citaron la implementación de portafolios para los estudiantes en todas las asignaturas, la creación de la academia sabatina, aumento en la enseñanza de matemáticas, enfoque en lectura y escritura basada en no ficción y la frecuente evaluación del progreso de los estudiantes.
 
Los padres señalan que este año se ha iniciado el programa de “Literatura Universal” para asegurar que los estudiantes estén leyendo para cuando sean promovidos al tercero de primaria; el programa de “Computer Science” y aumentaron este año de dos a 11 la cantidad de clases universitarias (Advanced Placement Classes).
 
Estas conquistas se deben al establecimiento de relaciones de confianza, respeto y colaboración con el sindicato de profesores; estrechar las relaciones con la comunidad y dedicar tiempo para fomentar la preparación de los directores escolares como líderes estratégicos, instruccionales, socio-emocionales y organizativos de cada escuela.