Cine y Fútbol para la Copa del Mundo 2018

Movie Suite© por José D’Laura

El fútbol es considerado el deporte más popular del mundo y, al decir de sus fanáticos, el más emocionante.

En la mayoría de los países del planeta, el fútbol es una pasión nacional que desata las más encendidas discusiones y que, en más de una ocasión, también ha inspirado numerosas películas.

Como estamos en la fiebre de la Copa del Mundo 2018 de la FIFA, la ocasión es propicia para recordar algunos de los filmes que tienen al fútbol como escenario de sus personajes.

Comencemos con Metegol (2013), el magnífico filme de animación de Juan José Campanella, que, en su natal Argentina, le valió el elogio de la crítica y el apoyo masivo del público: es la mágica historia de Amadeo, un chico tímido y virtuoso que tendrá que enfrentarse a El Crack, un terrible rival sobre el terreno de juego.

En ¡Goool! (2005, Danny Cannon) Kuno Becker tiene que ir a probar su talento al equipo Newcastle United. En el filme aparecen algunas estrellas: David Beckham, Zinédine Zidane, Sven Goran Eriksson y Brian Johnson. El filme tuvo hasta su secuela con ¡Goool 2!: viviendo el sueño (2007, Jaume Collet-Serra), un poco más de lo mismo y más estrellas: Iker Casillas, Sergio Ramos, Roberto Carlos.

Maradona: la mano de Dios (2007, Marco Risi), protagonizada por el italiano Marco Leonardi (el galán de Como agua para chocolate) retrata la vida del astro argentino Diego Armando Maradona, desde su pobre infancia hasta los excesos que trae consigo el éxito, mezclando imágenes reales de algunos partidos con otras de ficción.

Fuera de juego (2006, Jafar Panahi) es una poderosa denuncia sobre las condiciones de las mujeres en Irán: pueden simpatizar por el equipo iraní, pero no se les permite asistir al estadio. La peor tortura: apresarlas si intentan colarse disfrazadas de varones y detenerlas en donde sólo puedan escuchar los gritos de los fanáticos.

La mexicana Rudo y Cursi (2008, Carlos Cuarón) aborda la historia de los dos hermanos del título (Diego Luna y Gael García Bernal, nada menos) y cómo en México el fútbol es una de las herramientas para escalar socialmente. Uno de los filmes que más habla de fútbol y de la vida, sin mostrar tanta cancha.

Brasil, como era de esperarse, ha aportado variados títulos, desde comedias tipo Romeo y Julieta se casan (2005, Bruno Barreto): ellos se aman, pero ella es fanática del Palmeiras y él del Corinthias. En Río de Janeiro, eso se llama tragedia. También filmes como Heleno (2011, José Henrique Fonseca), aproximación a la vida de Heleno de Freitas, el primer jugador de Brasil con aires de movie star, protagonizada por Rodrigo Santoro.

Hace un par de años, el filme Hermano, dirigido por Marcel Rasquin, se convertía en una denuncia sobre las condiciones de pobreza en Venezuela y las aspiraciones de dos hermanos de romper su círculo de miseria por medio del fútbol. El filme ganó como Mejor Película en el Festival Fine Arts de Santo Domingo.

Este mismo año, Marcos Carnevale (el mismo de Elsa y Fred y Tocar el cielo) estrenó El Fútbol o yo, una comedia protagonizada por Adrián Suar y Julieta Díaz, como una pareja con serios problemas por la adicción del varón hacia el deporte, situación que se le hace insostenible a su mujer.

España también tiene su cuota de filmes futboleros, desde una comedia clásica como Once pares de botas (1954, Rovira Beleta) en la que narra la difícil elección que tiene que plantearse un futbolista aspirante al éxito con una legión de fans femeninas que despiertan los celos de su novia. En el filme aparece la estrella Di Stefano.

Pero también dramas tan serios como El portero (2000, Gonzalo Suárez) en que, con la Guerra Civil de escenario, en un pequeño pueblo de Asturias se juegan el todo por el todo a los penales.

Un par de títulos que no pueden faltan en esta reseña: Evasión o victoria (1981, John Huston), filme que recuerdo por la presencia del Rey Pelé y que protagonizaban: Sylvester Stallone, Michael Caine y Max Von Sydow. También The Game of Their Lives (2005, David Anspaugh) protagonizado por Gerard Butler, la increíble historia del equipo de E.E.U.U. que, en el Mundial de Fútbol de 1950 (el del “Maracanazo”), derrotó 1-0 a la selección de Inglaterra.

Olvidados están filmes como: El mundial olvidado (2011, Lorenzo Garzella y Filippo Macelloni), una película que reconstruye la historia del mundial jugado en la Patagonia en 1942 y que jamás fue reconocido por los organismos oficiales del fútbol y The Damned United (2009, Tom Hooper) una película que, en clave de humor negro que recorre la polémica trayectoria de los 44 días de Brian Clough como entrenador del Leeds United, uno de los mejores clubes del mundo por aquel entonces.

Un listado más flexible permitiría incluir: Quiero ser como Beckham (2002, Gurinder Chadha) y Días de fútbol (2003, David Serrano), pero la verdad es que también hay dedicarle su tiempo a los juegos de la Copa del Mundo 2018.

A %d blogueros les gusta esto: