Desapercibido y distante piquete de la Marcha Verde en Nueva Jersey que Leonel no vió

Miguel Cruz Tejada

UNION CITY, Nueva Jersey,-El ex presidente Leonel Fernández no pudo ver el distante y discreto piquete que con entre 10 a 12 activistas de la Marcha Verde, le hicieron en los alrededores de la escuela elemental Collin Powell, el sábado en la noche durante el lanzamiento del Diccionario Cultural Dominicano, acto que encabezó el ex mandatario.

Los detractores de Leonel, fueron arriados por la policía a casi más de media cuadra del frente de la escuela, en un recoveco penumbroso y discreto, por lo que el líder peledeísta, que escoltado por la seguridad por pasillos interiores hasta el parqueo trasero del plantel, no se percató de la protesta.

No hubo dirigentes locales conocidos de la Marcha Verde, excepto la activista Mónica Zapata, que se desplazó de Nueva York a Union City para estar al frente.

“Leonel, padre de la corrupción en la República Dominicana”, decía una leyenda de los verdes.

Una bandera dominicana y algunos carteles, en los que el tema de la corrupción prevaleció como es costumbre, fueron enarbolados por los verdes.

Al otro lado de la avenida New York, la misma distancia, pero del lado de la escuela, defensores de Leonel, apagaron las consignas de los adversarios, instalando una bocina portátil que llamó la atención de la policía, y un sargento se apersonó reclamando que la apagaran o que se fueran dentro de la escuela.

“Tienen que callarse, ¡ahora mismo! Y váyanse adentro”, vociferaba a todo pulmón el oficial, alegando que una ordenanza municipal de la ciudad, prohíbe altoparlantes a esa hora, antes de las 8:00 de la noche.

Entre tanto, Leonel esperaba el comienzo de la actividad en una de las oficinas de la escuela.

“Leonel, visión y trabajo”, “Leonel, te queremos”, “Leonel 2020”, “Ruge, ruge el León” y “Este es el país que queremos”, se leía y se escuchaba en banderolas pancartas y consignas de los adeptos al ex presidente.

Mientras los verdes no se cansaban de vociferar “ladón, ladrón, ladón”, los seguidores de Fernández, les respondían “¿dónde están los infelices y los verdes dónde están?, debajo de la cama se quedaron”, eran otras consignas de los seguidores de Leonel.

Ambas manifestaciones duraron alrededor de una hora.

Después de concluir el acto, Leonel volvió a salir por donde entró y quizás, se enteró del piquete, porque se lo dijeron.