Empresario denuncia conspiración y plan para sacar comerciantes del Alto Manhattan

Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK,- El reconocido empresario y activista comunitario Cirilo Moronta, denunció que hay una conspiración y un plan para sacar a los comerciantes dominicanos y de otras minorías del Alto Manhattan, vecindario en el que mantienen sus negocios, contribuyendo ampliamente con la comunidad y donde llevan entre 30, 40 y 50 años de servicios.

Moronta, propietario del prestigioso restaurante lounge 809 y “La Parilla Dickman Express”, en la calle Dickman del vecindario Inwood, una de las arterias más comerciales y transitadas del barrio, expuso la queja al unirse a las críticas contra las líneas para ciclistas que está colocando el ayuntamiento en parte de las avenidas más concurridas del Alto Manhattan.
El empresario, hizo la denuncia el sábado al comparecer junto al presidente del Club Demócratas por un Cambio en el Norte de Manhattan, Jaime Vargas, en el programa “Objetivo 2020” que produce y conduce el ex embajador Gregorio Morrobel y ambos, encabezan la cruzada contra el Departamento de Transporte de la ciudad, para que se desista del propósito.
“Se trata de una conspiración contra los pequeños y medianos empresarios y comerciantes del Alto Manhattan de un clan, que busca sacarnos del vecindario, después de décadas sirviéndole a nuestra comunidad”, dijo Moronta.
Advirtió que “pero esta es nuestra comunidad y unidos, nadie nos va a sacar de donde estamos”.
Dijo que la línea de bicicletas, está creando trastornos y contratiempos no sólo al tránsito, sino directamente a los comerciantes.
Explicó que además de esa línea, el ayuntamiento ha dispuesto la reducción del espacio en las anchas avenidas, con otra línea, que obliga a los conductores a estacionarse en el centro de las calles o en doble línea, que los obliga a violar las leyes de tránsito y son multados de inmediato por la policía especializada en enforzar esa ley.
“Esta situación, está afectando también las entregas que deben hacer los camiones de nuestros suplidores y los delivery que se hacen a otras empresas, como agencias, salones, barberías, supermercados, bases de taxis, carnicerías, restaurantes y otros”, dijo Moronta.
“Los taxistas están siendo golpeados también por esta medida que fue tomada y discutida en la Junta Comunitaria, sin que nadie nos consultara”, señaló el empresario, ex candidato a diputado en ultramar.
“Esta situación nos está afectando directamente a nosotros los comerciantes, que tenemos 30 y 40 años fajados en esta comunidad”, precisó Moronta. “Este proyecto de la línea de bicicletas en la calles 207, Dickman y las avenidas Broadway, Saint Nicholas, Amsterdam y Fort Washington, que son las arterias, pulmón económico de la comunidad”.
Moronta dijo que en esa zona, es que ellos se han fajado para construir todo lo que han dado a la comunidad.
“Esa línea están eliminando parte de las vías, y en el caso de Dickman, están dejando una vía para ir y otra venir. Si alguien quiere ir a mi negocio, no tendrá la oportunidad, porque no va a poder estacionarse”, precisó.
Dijo que no se han establecido zonas de descargas. “El caso que se da es cuando un vehículo viene a hacer un delivery, tiene que estacionarse en medio de la calle, sin acceso para el tráfico que está detrás, y los demás choferes tienen que esperar que los camiones se muevan”.
Dijo que hay otras opciones que se pueden aplicar.
Y preguntó “¿porqué se escogió a Dickman para la línea de la bicicletas, cuando pudieron escoger la 204 y Academy, que conectan con Seaman y de ahí se llega a Riverside y ahí, no se afecta ningún negocio, pero porqué tienen que hacerlo en Dickman?”.
“Hay que tener mucho cuidado, porque esta es nuestra comunidad, donde muchos tenemos hasta más de 50 años. Hay un plan preparado que es el de abrirles la comunidad a los blancos, para que ellos se establezcan en el territorio, y son los oficiales electos quienes tienen que defendernos”, dijo Moronta.
“No tenemos nada personal con nuestros líderes, pero ellos tienen que ponerse en nuestra posición y tomar en cuenta a los empresarios, los negocios y a nuestros empleados, porque muchas familias correrían el peligro de quedarse sin empleos”, expresó.
“Si nos quedamos con los brazos cruzados, nos pueden sacar de aquí fácilmente”, agregó.
Aclaró que no todos los oficiales electos, están en favor de la línea de las bicicletas.
“La comunidad no va a tener ningún problema en conocer lo que está pasando. Si nosotros dejamos la línea de la bicicleta, estaríamos dejando que nos cierren los negocios”, advirtió Cirilo.
Dijo que la medida ha tomado a todos los empresarios sorpresa, pero en la medida, en que van conociendo el problema, se están integrando a la lucha para sumarse a la oposición.
“Prácticamente, esto pasó secretamente por la Junta Comunitaria, a nadie le tocaron puertas ni se nos explicó lo que se iba a hacer y lo que iba a pasar”, dijo Moronta.
“Nos tomaron a todos de sorpresa, aunque van a argumentar que se conoció en la junta y debimos ir a las audiencias, pero es un cuento, este es un proyecto muy personal de ellos y nosotros tenemos que buscar la forma y la solución para sobrevivir”, dijo.