El estrés: Un enemigo silente

Por: María Isabel Ramonell Santos, Alumna de 9no Grado, Colegio Bilingüe New Horizons Santiago
Revelan dominicanos sufre estrés del maloLa vida está rodeada de momentos que impactan tanto física como emocionalmente a las personas. Como seres humanos damos respuestas a todos esos cambios y uno de los más comunes es el estrés. Este es utilizado para afrontar lo que sucede en nuestro entorno y puede afectarnos de manera positiva o negativa. Positivamente, puede ayudarnos a sobrevivir en el ambiente en que nos desarrollamos; además, cuando el cerebro humano reacciona con aceleración del ritmo cardíaco, aumenta la respiración y se producen ondas cerebrales.
No obstante, hay diferentes formas en que puede afectar de manera negativa. Los síntomas se pueden ir agravando dependiendo del tipo de estrés que sea; y producen cambios emocionales, problemas musculares, problemas de los sistemas internos del cuerpo, como el sistema digestivo, inconvenientes con el sistema nervioso, elevación de la presión sanguínea, mala memoria, cansancio, insomnio, pérdida o aumento de peso. El exceso de estrés se puede denominar como estrés crónico, producido cuando las personas no pueden contrarrestar los momentos de ansiedad y nerviosismo que ha producido. Quienes padecen de esta condición sufren de presión psicológica y física por un largo período de tiempo, causándole daños como depresión, obesidad o problemas cardiacos.
El estrés puede ser producido de diferentes formas y hasta los más mínimos cambios del entorno donde las personas se desarrollan pueden causarlos. Existen diferentes maneras en las que un individuo se puede ver afectado, sin embargo, varias personas pueden tener el mismo problema, pero se enfrentan a él de modo diferente. Además, el estrés puede ser causado por factores físicos como el hambre, malas posturas, falta de sueño, y por factores emocionales estresantes como los atascos de tráfico, competitividad, muerte o enfermedad grave de un ser querido.
María Isabel Ramonell, alumna de 9no grado del Colegio Bilingüe New Horizons Santiago, nos muestra el siguiente ejemplo: “Cuando Minerva se mudó de ciudad y entró a un colegio nuevo, se sentía sola y triste porque extrañaba su antigua ciudad y amigos. Pensaba de manera negativa y no se daba cuenta de todas las cosas positivas que tenía en su alrededor. Al pasar el tiempo, Minerva fue enfermando emocional y físicamente, hasta que habló con sus seres queridos y trató el tema profundamente, lo que la ayudó a superarlo”.
Muchas veces, las personas no expresan lo que sienten por miedo a los que les pase y algo muy importante es que debemos aprender a confiar en nosotros mismos. El ejemplo anterior, y otros más, son sucesos que nos pueden hacer sentir nerviosos, irritables y hacernos cambiar emocionalmente. Pero debemos aprender que sin estas experiencias no apreciaríamos los buenos momentos que son parte de nuestra vida.
Es importante reconocer que somos seres vivos, no máquinas, y no siempre las cosas nos van a resultar como deseamos. Contar con personas en las que tengas apoyo para hablar sobre tus problemas, ser una persona positiva, y darse cuenta de que tienes limitaciones y virtudes, son lecciones que podemos aprender para manejar el estrés.

 

A %d blogueros les gusta esto: