Gerónimo confía habrá salida a conflicto PLD

Eugenio Suárez

SANTO DOMINGO,-El dirigente peledeista Joaquín Gerónimo descartó este jueves una división en el Partido de la Liberación Dominicana.

Aunque admite que el PLD atraviesa por un momento de crisis, Gerónimo dijo estar seguro que habrá una salida a la situación conflictiva.

El embajador dominicano en Cuba tiene la plena confianza de que el presidente Danilo Medina y el ex presidente Leonel Fernández buscarán los medios de reencausar al PLD.

Apunta que Fernández y Medina tienen mucho amor al partido, y trabajaron duro para la construcción de la organización política.

Refiere que desde noviembre del 2006 en el PLD existe una especie de guerra fría, con la que el partido ha estado conviviendo.

Señala que hay resultados históricos que  deben ser preservados por encima de los intereses personales, razón por la cual no cree que pueda darse una división en el PLD, como han advertido algunos sectores.

Agrega que el punto de discordia es las primarias, tema que considera de fácil solución, si se toma en cuenta los procedimientos que se han venido aplicando siempre en el PLD

Advierte que sería inconstitucional  aprobar una ley que obligue a los partidos a escoger sus candidatos en primarias con el padrón de la Junta Central Electoral-

Entiende que cada partido es libre de escoger un sistema para seleccionar sus candidatos, y que por tanto el Comité Político del PLD, ni ningún otro organismo, no puede dar el visto bueno a un sistema que deje a un lado el poder de las bases de la organización política.

Sería una estocada mortal a las bases—subrayó—dar vigencia a un sistema que le quite el poder que han tenido para determinar la vida del partido y escoger sus dirigentes y candidatos.

Reconoce que  hay dificultades en el padrón del PLD, como pasa en los demás partidos, pero que hay tiempo suficiente para sanearlo e incluso ampliarlo,

Gerónimo expresó que el PLD tiene todo el año 2018 para resolver el problema del padrón y crear las condiciones para que se mantenga el poder de las bases para escoger los candidatos del partido, sin exponerse a los riegos de extraños.