Muestra preocupación por presencia extranjeros

SANTIAGO.- El presidente del Partido de Acción Liberal (PAL), en esta provincia mostró su preocupación por lo que define como “desnacionalización del país”, producto de la gran cantidad de extranjeros, especialmente haitianos, que entiende ingresas sin la menor vocación para incorporarse como ciudadanos de esta nación.

Al propio tiempo, Domingo Ureña manifestó su apoyo que se criminalicen las violaciones de las normas de inmigración en una u otra dirección, particularmente para los que están llamados a protegerlas y no están cumpliendo con su deber.

Estimó que esas autoridades están comercializando con el trasiego de personas “por lo que se debe instruir a los mando militares colocar seguridad fronteriza confiable y bien pagada, para evitar que se corrompan y estemos seguro de tener un cuerpo de guardias fronterizos bien entrenados disciplinados”.

Aseguró que aquí hay sectores interesados en pretender diluir la identidad de la nación dominicana para convertirla en una fuerza de trabajo y un mercado totalmente a merced de “la ley de la oferta y la demanda” por parte de entidades, empresas y organismos internacionales.

“Por lo visto los esfuerzos realizados por el gobierno central con la implementación de la política migratoria no han dado resultado, ya que cada día vemos en nuestras calles cantidades de extranjeros de diferentes nacionalidades”, sostuvo.

Destacó que en la actualidad el mayor problema de migración es representado por los haitianos, por lo que estimó urge implementar una política de participación y colaboración.

En tal sentido, propuso establecer un método de control más realista y humano frente al fenómeno haitiano, que no solo elimine definitivamente el tráfico de haitianos para el trabajo agrícola y la construcción, sino que establezca límites claros verificables en el empleo de extranjeros; y que se desarrollen lazos de mayor colaboración económica, diplomática y cultural entre ambos países.

“En estos momentos los haitianos desplazan a miles de dominicanos de sus puestos de trabajo, en competencia desleal en el costo y bajos salarios y por consecuencia aumentan dramáticamente el desempleo que afecta a la sociedad dominicana”, enfatizó.

De profundizarse como parece ese desplazamiento masivo de los dominicanos de su mercado natural de trabajo, puede preverse que en un futuro no lejano se generen tensiones entre ambas comunidades, que puedan provocar graves enfrentamientos de imprevisibles consecuencias para la convivencia pacífica de ambos pueblos.