Premura por entregar obra en 100 días provoca crimen ambiental

Máximo Laureano

Para El Sol de Santiago

SANTIAGO.-La prisa de las autoridades municipales por entregar la “solución vial de La Fuente” al cierre del plazo de los primeros 100 días de gestión, provocó un crimen ambiental, derivado del improvisado proceso de ornamentación de la obra, valorada en RD$16 millones.

Producto de la premura con que las autoridades trataron de cumplir la promesa de presentar un espectáculo y celebrar como en tiempo de proselitismo electoral, al cumplirse los 100 días, no se tomaran las precauciones de lugar para la remoción, transporte y trasplante, de 50 palmeras, de las cuales la mayoría ha muerto.

De las plantas trasplantadas en la antigua fuente, algunas fueron cortadas al nivel de la tierra a penas días después, mientras que de 49 que quedan en pie forzosamente, solo 7 ó 10 conservan el verdor en el escaso follaje que tienen.

Algunas de las plantas resultaron dañadas a penas días después de la entrega de la obra, pero a la fecha son mantenidas en pie con gruesos maderos atados, para dar la impresión de que las palmeras se podrían restablecer.

Las palmeras fueron removidas, transportadas, y posteriormente trasplantadas, sin ningún cuidado y previsión ambiental.

Los controles no se tomaron en cuenta, debido a que la intención era que el área luciera verde y remozada el pasado 26 de noviembre, cuando se concentraron en la intersección de las avenidas Salvador Estrella Sadhalá, Yapur Dumit y Circunvalación miles de personas que ovacionaron al alcalde Gilberto Serulle.

Otra causa de los resultados negativos de las palmeras, es que muchas de las plantas permanecieron varios días con sus raíces al aire tiradas en las aceras, mientras se abrían los hoyos en el pavimento donde serían colocadas.

La siembra de las palmeras se llevó a cabo de manera improvisada y apresurada y sin ningún criterio ambiental, a pesar que las autoridades contaron con las sugerencias de una presunta experta en asuntos de ornamentación.

También fue testigo de la mala práctica ambiental, el encargado del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Domingo Rodríguez, quien aunque reconoció que las plantas no eran tratadas de manera adecuada, no se produjo el cese en el proceso.

En el apresurado proceso el alcalde Serulle, estuvo al tanto del mal manejo de la ornamentación y el tratamiento las palmeras, pero solo se limitó a decir que las que se secarán, “se sustituían y ya”.

Al día de hoy en una las aceras circundantes,  yace un tronco de una de las palmeras que tras la inauguración fue cortada con una sierra.

Aun se desconoce el costo de la remoción, transporte y trasplante de las palmeras, sin embargo, es un hecho que más del 90 % de estas tendrán que ser sustituidas, para dar al lugar la vistosidad que se quiso dar en los primeros días de la pomposa inauguración.

A %d blogueros les gusta esto: