• 27 septiembre, 2020

Prueba de la NASA abre camino a nuevos vuelos tripulados a la luna

En su regreso a la luna en 2024 la NASA tiene planeado enviar a una mujer.

La NASA completó esta semana su primera prueba a gran escala del motor de propulsión de su nuevo Sistema de Lanzamiento Espacial (Space Launch System, SLS) para futuras misiones tripuladas a la Luna.

La espectacular prueba de dos minutos de duración del cohete impulsor de cinco segmentos de combustible sólido fue transmitida por la agencia espacial estadounidense desde la localidad de Promontory, en el estado de Utah.

La prueba, que consumió seis toneladas de combustible por segundo, lanzó un torrente de llamas y una gran nube de humo que se elevó desde los terrenos del fabricante Northrop Grumman en Utah.

Este impulsor tiene la potencia suficiente para generar el empuje necesario para lanzar las futuras misiones al espacio profundo por medio del programa lunar Artemis, nombrado tras la diosa griega hermana de Apolo. Las misiones a la luna de las de las décadas de 1960 y 1970 tuvieron el nombre de Apolo.

“Ahora estamos construyendo el cohete más poderoso en la historia de la humanidad, que llevará no solamente al próximo hombre, sino a la primera mujer, a la Luna para 2024”, dijo el administrador de la NASA, Jim Bridenstine.

Según la NASA, la prueba del miércoles fue la final de los propulsores para las tres primeras misiones Artemis a la luna, pero los resultados serán utilizados también para fabricar los propulsores de misiones posteriores.

La primera misión del SLS se espera para noviembre de 2021, donde el cohete enviará una cápsula Orion alrededor de la luna en un vuelo experimental que probará los dos sistemas para vuelos siguientes tripulados.

En 2023, una misión tripulada orbitará el satélite y en el año siguiente tendrá lugar el alunizaje.

Comentarios