Tras la muerte de Zsa Zsa Gabor recuerdan que Rubirosa fue el insustituible amor de su vida

Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK.- Tras la muerte de la afamada actriz, Zsa Zsa Gabor, en su época, uno de los símbolos sexuales de Hollywood más deslumbrantes, medios estadounidenses recordaron ayer lunes que el entonces playboy y diplomático dominicano, “al servicio de la era”, fue el insustituible amor de su vida.

Murió de varias complicaciones después de ser internada de urgencia en el hospital el 9 de febrero de 2016,  3 días después de su cumpleaños 99,  con una infección grave. Su marido le dijo al Daily News que ella también iba a necesitar cirugía para reemplazar el tubo de alimentación. En el pasado, Gabor ha sido hospitalizada varias veces por la inflamación y los coágulos, una fractura de cadera, accidentes cerebro vasculares y después de una amputación de su pierna derecha.

Era considerada  una actriz de habilidades modestas.

Gabor, quien tuvo varios maridos, nunca dejó de repetir el amor que sentía por el galán dominicano, hasta la hora de su muerte, el domingo a los 99 años de edad, la semana pasada y fue una de las estrellas más cotizadas en las décadas de los cincuentas y los sesentas en la Meca del Cine.

Rubirosa, nativo de San Francisco de Macorís, provincia Duarte al Nordeste de la República Dominicana, nació en  el seno de una familia acomodada.

“Después de la muerte de Zsa Zsa Gabor, el fin de semana, se produce un renovado interés en la ilustre historia de sus amantes, que nos da la oportunidad de volver a la emocionante vida de uno de sus más famosos y de dudosa reputación, amantes, Porfirio Rubirosa”, dijo el tabloide NY Daily News en su edición de ayer lunes.

Recuerda que Rubirosa fue también un corredor en competencias de autos de alta velocidad. “Un playboy prodigioso, cuyo encanto y estilo de vida ostentosa, lo convirtieron en una leyenda en los años 1950 y 1960”, añade.

De Rubirosa, también refiere que “su asombroso historial de escarceos románticos era incomparable, con enlaces a los gustos de Marilyn Monroe, Ava Gardner, Rita Hayworth, Joan Crawford, Judy Garland y hasta Eva Perón. Y, por supuesto, Gabor”.

Relata que la fama mundial del playboy dominicano, llevó a famosos restaurantes en Europa y específicamente en Francia, a ponerle su apellido a ricos platos que eran aclamados por clientes de todo el mundo, como uno hecho en base a pepinillos.

“Rubirosa se conecta por primera vez con el dictador dominicano Rafael Trujillo a los 22 años  de edad y se convirtió oficialmente en un diplomático de la nación caribeña en 1936, sirviendo en las embajadas de varias metrópolis mundiales como París, Berlín, Buenos Aires, Roma, Bruselas y La Habana”, apunta la crónica.

Trujillo, acorde con la reseña, habría dicho que el éxito de Rubirosa, se basaba en que “era un gran mentiroso, lo que atraía mucho a las mujeres”.

Se casó cinco veces, no tuvo un solo hijo conocido y sus matrimonios no pasaron en promedio de ocho años y dos de esas uniones, se rompieron cuando sus esposas lo acusaron de infiel.

Rubirosa se unió con Gabor, una mujer conocida por su récord de amantes. Mientras estaba casado con la también miembro del Jet Set, Barbara Hutton, con la que duró casado casado 53 días entre diciembre de 1953 y febrero de 1954.

Rubirosa creó un famoso club de polo e invirtió mucho en el deporte de las carreras de automóviles, comprando una serie de vehículos de alto precio, incluyendo varios Ferraris,  para competir en el circuito francés.

Murió a los  56 años de edad cuando se estrelló manejando uno de sus coches deportivos italianos. Se mató después de romper su lujoso Ferrari 250 GT en un enorme árbol de castaño en la madrugada, después de celebrar toda la noche en una discoteca parisina el siguiente campeonato de polo de su equipo.

Se especula que Rubirosa, sería la inspiración para la campaña “Dos Equis” (El hombre más interesante del mundo”,  una campaña de publicitaria de larga duración que presenta a un caballero mayor de múltiples talentos conocido por sus extravagantes logros, por lo general insondables.

Gabor, que murió el domingo, estaba casada con nueve hombres diferentes durante sus 99 años en la tierra.

Pero ninguno de ellos cuenta con una hoja de vida que se  parezca a la de  Rubirosa.