Al tope de su nómina, jefe de White Sox confía en llegar lejos

al-tope-de-su-nomina-jefe-de-white-sox-confia-en-llegar-lejos.jpgGLENDALE, Arizona – Como presidente y director ejecutivo de los Medias Blancas, Jerry Reinsdorf regularmente le brinda su valiosa orientación al gerente general Ken Williams, al manager venezolano Ozzie Guillén y a otros en la organización.

Este receso de temporada, Reinsdorf le dio luz verde a Williams para gastar y armar un equipo contendiente de cara al 2011, elevando la nómina de los Medias Blancas a $125 millones, un récord de la franquicia. Pero una cosa que no hará es hacer predicciones.

“Siempre saco a colación mi famosa predicción hecha a [la reportera del Chicago Sun-Times] Toni Giannetti en 1991”, dijo Reinsdorf a varios reporteros antes del juego de su equipo en el Camelback Ranch. “Ella me preguntó dónde creía yo que estaríamos al finalizar la temporada, y yo le dije que podría ser entre el primero y sexto lugar.

“Ella me dijo, ‘¿Qué tal en séptimo lugar?’ Y yo le dije, ‘No, Minnesota va a terminar en séptimo lugar’ Y ellos ganaron la Serie Mundial. Entonces después de eso ya no hago predicciones”.

Sin embargo, Reinsdorf cree que sus Medias Blancas del 2011 competirán contra los Mellizos y Tigres por el título de la División Central de la Liga Americana. El lineup tiene a Reinsdorf entusiasmado, con cada uno desde el primero hasta el octavo siendo bateadores probados a la ofensiva, en gran parte debido a su decisión este invierno de armarse en lugar de reconstruir al equipo después de terminar un juego detrás de los Mellizos en 2010.

“Íbamos a tratar de reconstruir al equipo, porque sentimos que la asistencia de los fanáticos no sería suficiente para contrarrestar el gasto que haríamos para tratar de ser mejores que Minnesota. Así es como pensamos primero”, manifestó Reinsdorf, refiriéndose a la cantidad de aficionados que asistieron al estadio en 2010 — 2,194,378, la más baja desde 2004. “Pero lo que no queríamos hacer era solamente bajar la nómina, que hubiera sido muy fácil, sin hacerlo de una manera que nos diera esperanza en el futuro. Lo que significaba que jugadores de quienes nos desharíamos tendrían que traer algo a cambio para reconstruir este equipo a futuro”.

Los agentes libres Paul Konerko y A.J. Pierzynski hubieran sido canjeados a cambio de dos selecciones del Draft después de habérseles ofrecido arbitraje salarial y firmado con otro equipo, pero aun las selecciones de la primera ronda del Draft nunca son garantía.

“Entonces, cuando le dimos un vistazo a los demás jugadores que podríamos canjear, sin dar nombres, pareció que no obtendríamos mucho a cambio, entonces sólo terminaríamos siendo un peor equipo con una nómina más baja”, explicó Reinsdorf. “Nos beneficiaríamos económicamente, pero no estaríamos armando el equipo hacia el futuro.

“Sentíamos que si volvíamos a firmar a Paulie, contratar a Adam Dunn, traer de regreso a A.J., hacer un par de maniobras aquí y allá, podríamos competir contra Minnesota. Pero la nómina iba a elevarse hasta los $125 millones”.

Jugársela de esa manera era mejor que la alternativa para Reinsdorf, incluso si eso significaba que tendría que generar 2.6 a 2.8 millones en asistencia para contrarrestar el gasto.

“La idea de ser un mal equipo por dos o tres años era un pensamiento horrible para un hombre como yo de 75 años de edad”, dijo Reinsdorf sonriendo.

Dar un paso hacia atrás hubiera sido difícil también para su manager y gerente general, quienes, después de un 2010 lleno de controversia, están de regreso compartiendo el mismo ideal.

Reinsdorf admitió que el roce que existió entre ambos hubiera obligado la partida de Guillén cuando los Marlins contactaron a los Medias Blancas este invierno con el deseo de adquirirlo para dirigir al equipo de Florida. Ambos clubes hablaron de una compensación a cambio para que los Medias Blancas dejaran al colorido timonel venezolano, quien en ese entonces tenía contrato hasta el 2011, salir de su contrato. Pero nunca se llegó a un acuerdo, y al final, de cualquier forma eso no hubiera importado.

“Si hubiéramos llegado a un acuerdo, Ozzie probablemente no se hubiera ido”, reconoció Reinsdorf. “No lo hubiéramos canjeado, y hubiéramos tratado de mantenerlo con nosotros”.

Reinsdorf todavía cree que su dúo dinámico trabajará unido por muchos años más, y para ese fin, los Medias Blancas ejercieron la opción para el 2012 que tenían sobre Guillén.

“Estos muchachos tienen un largo historial de trabajo en equipo”, destacó Reinsdorf. “Siempre he dicho que existe una tensión natural entre managers y gerentes generales. Siempre existirá eso. Es algo que no se puede evitar.

“En estos momentos, ambos comparten el mismo ideal. Creo que siempre han estado de acuerdo en cuanto al bien del equipo se refiere. Estos simplemente fueron roces personales, pero todo eso ya quedo en el pasado”.

Reinsdorf, cumpliendo 30 años al mando del grupo que es propietario de los Medias Blancas, está en salud, feliz y con la esperanza de que su arriesgada maniobra de invierno los lleve a ganar su segundo título de Serie Mundial en siete años.