Aparataje de seguridad impidió que Leonel saludara a docenas de seguidores en NY

De Miguel Cruz Tejada

aparataje-de-seguridad-impidio-que-leonel-saludara-a-docenas-de-seguidores-en-ny.jpgNUEVA YORK,- Con la agresividad que ya es característica en los reclutas del Departamento de Policía de Nueva York (NYPD), varios oficiales del cuartel 33 en el Alto Manhattan, al mando de un teniente, manejaron una manifestación política de dos bemoles, como fue el piquete de rechazo y el apoyo de los peledeístas al ex presidente Leonel Fernández Reyna, como si se hubiera tratado de una escena callejera de violencia. (MIRE EL VIDEO EN http://youtu.be/GBaZGYgHql0 Y EN http://dai.ly/x1ky8ye)

Leonel, quien llegó poco después de las 6:30 de la tarde, franqueado por varias unidades de patrulleros del NYPD y por miembros de su “seguridad” en Nueva York, a bordo de varias yipetas Ford Escalator y Ford Explorer, todo terreno, quizás, pudo percatarse del piquete de rechazo en su contra, mientras se mantenía en el interior del vehículo que lo transportó al restaurante lounge South Beach en la calle 180 y avenida Saint Nicholas, pero no pudo captar ni sentir cara a cara la demostración de desafecto a sus gestiones.

Pero tampoco tuvo la oportunidad de saludar ni de lejos a docenas de dirigentes y militantes del PLD y simpatizantes que no son miembros de ese partido y que se habían apostado en los alrededores de la entrada principal, para que cuando el ex mandatario llegara, los saludara.

Fue tan fugaz y rápido el empuje que los espalderos le estaban dando al ex mandatario, que ni cuenta se dio de la presencia de sus fieles y mucho menos del piquete que montaron sus críticos.

A casi una cuadra de distancia de la puerta principal, la policía armó un corral para los opositores, mientras los peledeístas que respaldaron a su líder, fueron ubicados casi frente a la puerta de entrada y por la que Leonel entró a la actividad recaudatoria en apoyo el senador estatal dominicano Adriano Espaillat, realizada el domingo 30 de marzo.

Fue “encaminado” por los espalderos, con tanta velocidad, que a pesar del griterío en su favor y en contra, no pudo, ni por fracciones de segundos, voltear la cara para hacer su acostumbrado gesto de levantar la mano y devolver el afecto de sus seguidores, quienes contrario a los adversarios, abandonaron el mitin, inmediatamente el potente aguacero caído a esa hora sobre la ciudad, comenzó.

Aún estando Leonel dentro del local, los agentes de la policía arriaron como vacas a los presentes y mayoritariamente peledeístas y reporteros locales que estaban cubriendo el evento.

“¡Váyanse ya!”, vociferaban los oficiales a todo pulmón y, empujando a la gente, incluyendo a este reportero, dispersaron a los participantes, como si se hubiera tratado de violadores de la ley, en una trifulca callejera y no de periodistas, funcionarios del gobierno y dirigentes políticos.

Varios dirigentes locales del PLD, criticaron el manejo que el teniente de la raza negra dio a la situación y reclamaron del capitán dominicano Fausto Pichardo, variar la estrategia en próximos eventos de carácter político, donde debe primar el derecho de cada uno a expresarse, sobre todo, si se trata de expresiones pacíficas.

A sabiendas del fuerte torrencial que se avecinaba entrada la noche, la policía intentó que los reporteros cubrieran la actividad desde un corral que colocó en el centro de la calzada, lejos de los lados que se enfrentaban en torno a la figura de Leonel.

Una oficial dominicana del Departamento de Asuntos de la Comunidad, dijo a este reportero que se había hecho, “para evitar pleitos” entre los dos bandos.

Los propios peledeístas que acudieron en respaldo de Leonel, se resintieron por la excesiva presencia policial y la actitud agresiva de muchos de sus reclutas, que al parecer, no están adecuadamente entrenados para bregar con personas en ese tipo de escenario.