Arzobispo Santiago cree sociedad se está cimentando sobre violencia

arzobispo-santiago-cree-sociedad-se-esta-cimentado-sobre-violencia.jpg

archivo

SANTIAGO.- El arzobispo Ramón Benito de la Rosa y Carpio consideró que la sociedad dominicana se está cimentando sobre la violencia, por lo que invitó a la ciudadanía educarse lo mejor posible, en el entendido de que de esa manera se podría erradicar ese problema.

La máxima autoridad de la Iglesia Católica en esta demarcación recordó que vivió gran parte de la tiranía de Trujillo, donde el miedo a ese régimen prevalecía, pero que observa que tal cosa ha vuelto al país “pero no de un dictador, sino de la violencia social”.

Los conceptos fueron emitidos por de la Rosa y Carpio al pronunciar la homilía en la eucaristía de cierre de las festividades del Patrón Santiago, celebrada el viernes en la Catedral, ante la presencia de las principales autoridades civiles, militares y policiales de la provincia.

El prelado agregó que la violencia que se vive en el país “nos está golpeando a todos y podemos estar abarrotados del miedo” y que, si debe derramarse sangre por la violencia “que no sea sangre inútil”.

Al propio tiempo dijo que, en memoria a las personas que este mes fallecieron en el país víctimas de la violencia, se estaba celebrando en la Catedral ese acto religioso y que lo mismo ocurrirá el último viernes de agosto.

Al oficial la misa del pasado viernes, monseñor de la Rosa y Carpio estuvo revestido de color rojo “porque es el símbolo de la sangre, del amor, la vida y la alegría”.

En tal sentido, opinó que Santiago y el país no deben vestirse de rojo por la sangre derramada inútilmente por la violencia, sino por la derramada con un sentido “y vamos a recordar a las víctimas para que su sangre nos siga hablando y la violencia desaparezca en el país”.

Previo al ceremonial religioso, monseñor de la Rosa y Carpio encabezó la tradicional procesión con la imagen del Patrón Santiago por el centro de la ciudad, la que se inició en el área monumental, se desplazó por la calle Del Sol y concluyó en la Catedral.