Boricua que mató hijastra de 3 años intentó suicidarse cortándose las venas

Boricua que mató hijastra de 3 años intentó suicidarse cortándose las venasMiguel Cruz Tejada

NUEVA YORK,- El boricua Kelsey Smith, el hombre de 20 años de edad y que el sábado mató a golpes a la niña hispana Jeida Torres de 3, rompiéndole las costillas, después que la menor se orinó en la ropita, se cortó las venas tras cometer el crimen en un intento fallido por suicidarse.

Smith, fue arrestado en el hospital Elmhurst, donde acudió para ser atendido de sus heridas. Se le mantiene en custodia en el centro asistencial.

La policía dijo que Smith, entró en ira al ver que la niña se había ensuciado en la ropita y que el sospechoso estaba supuestamente al cuidado de ella y su hermanito Andrés Torres de 5 años, mientras la madre de ambos menores, estaba en el trabajo.

El crimen, Smith, lo cometió el sábado y ante el calificativo de “monstruo” que le dieron las portadas de tabloides locales, su tío, Mark Almodóvar, salió en defensa del sobrino rechazando el adjetivo y alegando que “él, no es un mal muchacho, pero no tuvo la crianza adecuada”.

La niña, murió en el hospital Wyckoff, donde fue ingresada de emergencia.

El tío dijo que el asesino de la menor, llamó a su madre desesperado, poco después de aplicar primeros auxilios a la menor, para tratar de revivirla.

La madre de la niña, Kimberley Torres y Smith, se casaron hace poco. El sospechoso, tiene 15 arrestos anteriores que se remontan al 2008, y también golpeó al hermanito de la víctima, durante el brutal ataque en un refugio para desamparados en Brooklyn.

El tío dijo que si su sobrino, lo hizo, “tiene que pagar por ello”, pero alegó que “ese no es el sobrino que yo conozco”.

Los vecinos del refugio dijeron que la pareja de Smith y la mamá de la niña, discutían frecuentemente y que las discusiones, se escuchaban claramente en muchos apartamentos del edificio.

El presidente del condado de Brooklyn, Eric Adams, dijo que el refugio está a cargo de un contratista de la ciudad, pero la muerte de la niña, abre cuestionamientos respecto a la seguridad existente en esos centros para evitar tragedias como esa.

Adams, que la ciudad debe modificar sus protocolos de seguridad para prevenir ese tipo de abusos en sus refugios.

“Al igual que la policía, los maestros y los médicos, el personal de los refugios, deberían notificar a las autoridades los signos de abusos que vean en menores”, expresó Adams.

“Tenemos que establecer un mecanismo, para que este tipo de casos no se vuelva a repetir en los refugios”, concluyó diciendo el presidente del condado.