• 22 enero, 2021

Camino critica inconvenientes propician las ARS

camino
camino

camino

SANTIAGO.- El semanario Camino califica como “un drama doloroso” lo que estima a diario viven las personas que tienen inconvenientes por la cobertura para la compra de medicamentos asignados por las instituciones pertenecientes a la Administradora de Riesgos de Salud (Ars).

En su editorial del próximo domingo, titulado “Un Seguro cojo”, el vocero escrito del Arzobispado de esta ciudad, dice que son insuficientes los recursos asignados a los asegurados para esos fines.

“Estamos en presencia de un drama doloroso, porque cuando la salud se convierte en un negocio lucrativo, es condenar a muerte a tantos seres humanos que debieran disfrutar de este derecho como es el tener acceso a un sistema de salud sin exclusión”, indica Camino.

Al tiempo de estimar que así no se puede continuar, el semanario pidió a los legisladores para que sometan un proyecto de ley, que sea aprobado sin dilación “para ponerle fin a esta encrucijada por la que atraviesan tantos dominicanos que tienen un seguro médico con tantas debilidades que apenas cubre lo elemental”.

Camino sostiene que las quejas de los usuarios de los diferentes tipos de seguros médicos que existen en el país, llegan al cielo como un grito desgarrador.

Al tiempo de asegurar que la lista de amargura es larga, el periódico especializado en asuntos religiosos resalta que la cobertura para la compra de medicamentos asignados por las ARS es insuficiente.

“Tenemos casos donde en un mes el usuario consume lo asignado, y no estamos hablando de la compra de medicinas para enfermedades catastróficas”, enfatiza.

Otra situación que dice haber comprobado es que cuando un médico indica al paciente el medicamento que debe usar para curar la enfermedad, en la farmacia le dicen que lo recetado tiene una sustancia que no la cubre el seguro.

“Uno se queda en el aire, porque ahora no es la persona que estudió medicina la que está facultada para indicar el medicamento que curaría esa enfermedad, sino que son las ARS las que tienen la última palabra”, remarca.

De igual manera, que muchos médicos no aceptan algunos tipos de seguros, y además, hay que pagar una diferencia muy alta para ser atendido “y ni hablar cuando se trata de ver un especialista, porque ahí es donde se la ponen difícil a las personas empobrecidas”.

El semanario Camino subraya que llega un momento en que la impotencia y la indignación agravan la enfermedad, cuando está frente a esta situación.

“Estamos en presencia de un drama doloroso, porque cuando la salud se convierte en un negocio lucrativo, es condenar a muerte a tantos seres humanos que debieran disfrutar de este derecho como es el tener acceso a un sistema de salud sin exclusión”, abunda.

Comentarios