Camino pide luchar contra desigualdades sociales

Camino considera que para lograr la paz en el país se debe ofrecer a los jóvenes alternativas

caminoSANTIAGO.- El semanario católico Camino es de opinión de que trabajar por la paz en el país conlleva luchar contra las causas que generan la violencia, entre ellas las desigualdades sociales que califica de “irritantes”.

El planteamiento en ese sentido será parte del editorial del próximo domingo de ese periódico, vocero escrito del Arzobispado de esta ciudad y que con el título de “El llamado de Asís”, analiza la reciente reunión de religiosos de todo el mundo, celebrada el pasado martes en esa ciudad italiana.

Allí se congregaron cristianos, ­musulmanes, judíos y dirigentes de otros credos para rezar por la paz, jornada iniciada en 1986, como iniciativa de san Juan Pablo II y que han continuado sus sucesores.

Camino considera que para lograr la paz en el país se debe ofrecer a los jóvenes alternativas de una reali­zación plena que les motive a llevar una vida sana y no refugiarse en las drogas y el alcohol.

Por igual, que se busquen soluciones reales “a los graves problemas que padecemos, como la inseguridad ­ciudadana, que continúa, y la falta de un salario justo, que le permita a nuestras familias vivir con dignidad”.

Resultados de la oración

Además, que se tenga un país en donde nadie esté por encima de la Ley, no importa la posición que ocupe en los partidos ni en el tren gubernamental. “Recordemos al papa Paulo VI cuando nos decía: Si quieres la paz, trabaja por la justicia”.

El editorial cita expresiones del papa Francisco en ese encuentro, cuando dijo que la paz que invocamos desde Asís no es una simple protesta contra la guerra, ni siquiera el resultado de negociaciones, compromisos políticos, o acuerdos económicos, sino resultado de la oración”.

“Buscamos en Dios, fuente de la ­comunión, el agua clara de la paz que anhela la humanidad: Ella no puede brotar de los desiertos del orgullo, y de los intereses particulares, de las tierras áridas del ­bene­ficio a cualquier precio y del comercio de las armas”, dijo el Sumo Pontífice.