Casa Abierta califica de “estéril” debate sobre influencia del dinero del narcotráfico en RD

SANTO DOMINGO.—El director de Casa Abierta, Juan Radhamés de la Rosa, consideró hoy de “estéril”, el debate en torno  a la influencia  del dinero narcotráfico en  República Dominicana, porque a su juicio ni el Estado Dominicano ni los Estados Unidos aplican las medidas necesarias para reducir el consumo y el tráfico de sustancias prohibidas.

“Las declaraciones del diplomático Chirstopher Lambert ha traído respuestas  airadas de parte de funcionarios del gobierno que solo provocan evadir el debate serio,  que debe centrarse en el fracaso en la lucha contra las drogas mediante la represión, olvidando los  mecanismos preventivos” indicó De la Rosa,  psicólogo, especialista en el tema del consumo de estupefacientes.

Explicó que  “ es un debate estéril, porque tanto el representante de Estados Unidos en el país como las  autoridades dominicanas  comparten la misma mirada y estrategia para enfrentar el problema: la represión como única o principal intervención, dejando de lado las políticas preventivas”.

El director de Casa Abierta lamentó que los funcionarios dominicanos utilicen el problema del gran consumo de drogas en los Estados Unidos para tratar de descalificar al diplomático extranjero, pero “se olvidan que los mismo hace el gobierno  cuando se suma, sin críticas algunas, a las acciones de guerra contra las drogas que promueve en la región Estados Unidos, con estrategias que a todas luces han fracasado”.

El profesional en la conducta humana dijo que  se hace muy poco para detener el consumo de drogas “porque para detener  uso de sustancias prohibidas  hace falta una visión más amplia, con estrategias más centradas a las personas y trabajar para que la gente, sobre en las etapas de la infancia y la adolescencia, no necesiten  consumir estupefacientes”.

“Es necesario trabajar para que las personas que tienen consumos problemáticos tengan acceso a atenciones públicas como cualquier otra enfermedad, y esto implica dejar de mirar el problema de las drogas solo como la influencia externa, ampliar el ámbito de intervención estatal en materia de drogas, más allá de lo militar y policial”, dijo De la Rosa.

Finalmente indicó  que si Estados Unidos y República Dominicana no cambian sus estrategias,  todo el debate se centrará, como ahora, en verdaderas “perogrulladas”.