Coerción contra policía hirió civil en La Vega

coercion-contra-policia-hirio-civil-en-la-vega.jpgLa Vega.- A solicitud del Ministerio Público de La Vega, fue enviado a prisión por tres meses, un sargento de la Policía Nacional detenido en flagrante delito cuando sostenía una discusión con un ciudadano, quien durante el incidente resultó herido en las piernas.

La medida fue impuesta contra el sargento Manuel Esteban Rodríguez Sánchez, luego que el Ministerio Público presentara suficientes elementos de pruebas con indicios de que agredió en ambas piernas al ciudadano Luis Armando Almonte, con quien previamente sostuvo una discusión en la parte lateral del Palacio de Justicia de La Vega, en la calle Duvergé esquina García Godoy.

Según expuso el Ministerio Público, el imputado sacó su pistola de reglamento y le disparó varias veces a la víctima, ocasionándole varias heridas en ambas piernas, lo que le provocó una fractura de falange proximal del segundo dedo del pie izquierdo, que luego de la evaluación resultó con una observación provisional de 30 días, según certificado médico legal.

La medida de coerción fue conocida por el magistrado Wilton Hernández Burdier, procurador fiscal de Distrito Judicial de La Vega, el cual solicitó un año de prisión preventiva y presentó como elementos de prueba: actas de arresto flagrante y de registro de personas, certificado médico No. 14-871, una pistola con su cargador y ocho capsulas, un CD, así como el testimonio de la víctima.

En consecuencia la juez de Atención Permanente, la Licda. Cristina Sobeida Gutiérrez Núñez, mediante la Resolución No. 531-2014, impuso como medida de coerción al imputado Esteban Rodríguez Sánchez, la establecida en el artículo 226, numeral 7 del Código Procesal Penal, consistente en prisión preventiva, por un periodo de tres meses, a ser cumplidos en la cárcel pública de La Vega. Asimismo, dejó bajo la custodia del Ministerio Público las evidencias mencionadas anteriormente.

La procuradora fiscal titular de La Vega, Johanna Isabel Reyes Hernández, estableció “ni siquiera una autoridad, en este caso, un miembro de la Policía Nacional, puede abusar de su posición para cometer actos contrarios a la Ley en contra de los ciudadanos, por lo que siempre abogaremos por el mantenimiento del orden y la seguridad ciudadana”.