• 1 junio, 2020

Cultura viva

Por Lincoln López

Cultura viva

El pasado martes 22 de febrero, en un acto formal realizado en la Sala Julio Alberto Hernández del Gran Teatro del Cibao, fue puesto a circular el libro “Cultura viva”. Quiero agradecer a los directivos y a todo el personal de La Información, la publicación de nuestros artículos, cada jueves.

El prólogo del mismo fue escrito por el talentoso periodista Randy Ortiz, cuyo contenido me permito compartir con ustedes.

“El libro que ahora tiene usted en sus manos recoge una selección de artículos escritos por Lincoln López en La Información, diario de Santiago de los Caballeros y en otros medios que utilizan el espacio virtual que crea esa parte de la tecnología de la información que conocemos como Internet.

“Esos artículos fueron escritos durante el 2010 en su columna Cultura viva, de ahí deriva su nombre este libro que tiene la particularidad de que fue leído por muchos antes de ser editado y que ahora está a disposición de otros que encontrarán en sus páginas diferentes temas tratados por el autor con claridad y facilidad discursiva.

“El hecho de que su lectura sea fácil no se debe a que los temas se tratan con poca profundidad, sino más bien porque Lincoln López, que tiene más de tres décadas de labor docente, no abandona su rol de maestro a la hora de compartir sus ideas o al referirse a cualquiera de los acontecimientos sociales, políticos, filosóficos o del orden que fuera, ya sea de antaño o de la actualidad.

“Si el oficio hizo al humano, ese papel de profesor produjo el comunicador y éste, en la búsqueda incansable de buenos temas, ha tenido que escribir escogiendo de la diversidad que la sociedad de hoy, o los hechos del ayer, le sugieran, enfrentando el reto de ser atraído y dominado por las fuerzas propias de esos hechos, envolviéndolo en una vorágine de conceptos confusos en medio de la cual, como en la actuación, el personaje podría tragarse al actor (que en este caso es el autor).

“En el caso de Lincoln López no ocurre así, pues él como actor, como director teatral o como profesor de teatro conoce y domina tanto el rumbo claro como las trampas que asechan  al intelecto. Lo mismo ocurre cuando se trata de la sociedad, sus gentes y la lucha de poder y por el poder que conocemos como la política, en cuyo mundo el autor ha permanecido por largos años actuando, estudiando, aprendiendo y enseñando el difícil arte de dirigir y no sucumbir.

“En Cultura viva los temas se suceden siguiendo el orden que los caracteriza y por tanto los agrupa: ciencias sociales, educación, historia, literatura, perfiles, teatro y un lugar especial dedicado al maestro Juan Bosch.

“En esta obra a Lincoln López, como a Terencio, nada humano le es ajeno. Ni la suerte de Haití después del terremoto con sus agonías e incertidumbres, ni los peligros que corre el planeta y sus habitantes, ni las amenazas a la paz, ni los derechos constitucionales y con ellos los derechos culturales, ni las democracias ni el shock del presente, en fin, nada.

Comentarios