Domínguez Brito afirma expolicias participan en sicariato

dominguez-brito-afirma-expolicias-participan-en-sicariato.JPG

Francisco Domínguez Brito, Procurador General de la República

SANTIAGO.-El Procurador General de la República, doctor Francisco Domínguez Brito, advirtió que la mayoría de los casos de sicariato en la República Dominicana ocurren como “ajustes de cuentas” en materia de drogas y en casi la totalidad participan ex policías.

“Muchos de ellos se trata de dominicanos que han dado algún tumbe, o han engañado a otro grupo de narcotraficantes, en Nueva York, sobre todo o en Puerto Rico, pero más que nada en Estados Unidos”, adujo.

Entrevistado por el periodista Federico Méndez, en el programa Esferas de Poder, que se transmite los domingos de 5:00 a 6:00 de la tarde, por Santo Domingo TV, calificó el sicariato y el secuestro como dos de los crímenes más perversos que se conocen.

El funcionario deploró que la mayoría de muertes por encargo quedan en total impunidad, la cual es uno de los estímulos más grandes para la delincuencia.

Expresó su preocupación porque en la mayoría de casos de sicariato, quienes cometen estos hechos son ex policías, que asegura “fueron parte de los equipos “que le daban pa´bajo a los delincuentes”.

Domínguez Brito observó que al final todo se va convirtiendo en un gran monstruo que “nadie lo puede controlar”.

Entiende que para esta clase de crímenes debe haber penas de 40 años de cárcel, por lo que aboga por una reforma al Código Penal donde se impongan sanciones muy drásticas.

“Una gente que mata 30, 40 personas es una persona que mentalmente perdió todo el control de sí y de respeto a absolutamente todo, es un sicópata puro”, agregó.

Considera que cada vez que se alienta que al delincuente hay que matarlo, “naturalmente quien dice eso, no va él y lo mata, ni mata cinco, ni mata diez, hay que cargárselo a alguien”.

Asegura que esa persona utilizada para matar por encargo no tiene control de nada y comienza a matar a otras personas por paga.

Sostiene que posteriormente comienza en los puntos de drogas, donde se alía a uno de para matar el que tiene el control del otro.

“Y al final se alían a carteles y por eso tú escuchas que hay carteles que tienen personas que han estado o que están en cuerpos policiales y militares, y carteles que tienen otros policías u otros militares en otros”, significó.

El funcionario advirtió que República Dominicana tiene que evitar que ocurra el caso de México, donde no hubo los controles y al final se produjeron complicidades de los cuerpos policiales con los mismos carteles.

“República Dominicana tiene que evitar, por encima de todo, que eso pueda ocurrir, ocurre, vimos el caso de militares como Quirino, vimos relaciones de Figueroa Agosto, donde parte de los sicarios y parte de los muertos fueron coroneles de la Policía y miembros de los cuerpos policiales, y que ellos hasta de una manera u otra trabajaron también como sicarios en varios de esos crímenes”, explicó.

Domínguez Brito se opone radicalmente, “me hiere, me molesta, me hierve” cada vez que alguien entienda que tiene derecho a quitarle la vida a otra persona, porque nadie puede decidir si otro debe morir.

Dijo que hay otros casos de sicariato que van manifestando de otra naturaleza, como el caso del abogado y comunicador de Santiago, Jordi Veras, donde el imputado Adriano Román decide quitarle la vida porque era abogado de la ex esposa, Miguelina Llaverías.

También especificó el caso de Zuleyka Flores Guzmán y Natasha Sing, que por una razón de un amor incomprendido y por celos, una mujer decide quitarle la vida a la primera, pero se equivoca con la segunda.

“Ambos casos, sicariato relacionado al narcotráfico o sicariato relacionado a cuestiones personales, como pudo haber sido un abogado en Santiago, que también fue asesinado de esa manera, o casos que también tienen que ver con violencia de género, que también ocurren, son las dos grandes modalidades”, expuso.

Plantea que es muy serio también cuando las manifestaciones del sicariato se transforman.

“Porque es una gente que se le paga para que mate a otra persona, fíjate la profundidad de ello; yo te voy a dar RD$20,000, RD$30,000, RD$40,000 y tú vas a matar a fulano de tal, que tú no conoces, que no te une ningún vínculo afectivo o no afectivo, ni de odio, ni de amor, ni de ningún tipo de naturaleza”, argumentó.

Precisó que con el sicariato se pierde la perspectiva de que se trata de un ser humano, con hijos, familia y se toma la decisión fríamente de apretar el gatillo y matar a alguien.

El 9-1-1 y penalidades

El Procurador General de la República advirtió que tiene que haber penalidad para las llamadas molestosas al Sistema Nacional de Emergencias y Seguridad 9-1-1, porque de lo contario el sistema se va a dañar.

Sin embargo, el funcionario dijo estar confiado en que ese sistema tendrá un gran impacto, a pesar de que surgirán cosas que se tendrán que ir corrigiendo sobre la marcha.

Domínguez Brito explicó que se comenzó el 9-1-1 en el Gran Santo Domingo y que próximamente tendrá que ser extendido a otras provincias hasta completar a nivel nacional todo lo que es la esfera de acción.

“Hay una congestión, mucha gente que querrá llamar con una emergencia no lo podrá hacer e indudablemente, el proyecto más interesante, más importante, de más impacto que se ha desarrollado en los últimos años en la República Dominicana, en materia de protección y de seguridad ciudadana, pudiera verse afectado”, subrayó.

Afirmó que lamentablemente la mayoría de las llamadas al 9-1-1 son colgadas inmediatamente y otras realizadas donde la gente no habla.

“Es decir, que no es para insultar o para decir datos falsos o informaciones erradas. Lamentablemente también en la mayoría de los casos que hemos visto, esto se trata de niños que llaman por curiosidad para saber, a veces ni siquiera muy consciente de lo que está sucediendo”, expuso.

Consideró que esto significa que hay que rediseñar la estrategia, consistente en trabajar con las escuela y los padres con los niños sobre que reviste el sistema 9-1-1, con el propósito de que éstos entiendan y tomen conciencia de esa situación.

“Lamentablemente, si esto continúa, sobre todo con los padres, estos tendrán que asumir la responsabilidades y las multas que establece la Ley del 9-1-1”, enfatizó.

Comentó que serán responsables porque de acuerdo con la ley, lo son también de lo que hacen sus niños y son titulares de esos teléfonos desde donde provienen esas llamadas.

El funcionario dijo que en materia de violencia de género, es una de las herramientas más importantes porque permitirá que cuando el hombre “está caliente y comienza a subirse”, la mujer puede esconderse en la habitación y llamar para ser asistida por las autoridades.

Reveló que hay muchos casos de esa naturaleza, donde a su entender los resultados son muy interesantes.

La mujer no denuncia

Domínguez Brito afirmó que sigue siendo un gran problema en materia de violencia de género, que la mujer no denuncie los casos de esta naturaleza que les afectan.

“En la mayoría de los feminicidios que estamos conociendo, no ha habido denuncias previa, en consecuencia, el sistema no recibe (denuncias)”, acotó.

Sin embargo, destacó que en las últimas llamadas del 9-1-1 se han registrado casos de personas que nunca habían denunciado los casos de violencia de género.

Consideró que esto puede ser un estímulo de que la gente vaya tomando conciencia, en la medida en que se promueve que las mismas utilicen el sistema cuando estén en peligro inminente.

Sostuvo que hay que seguir trabajando con la mujer, a los fines de que tenga confianza en el sistema.