Dominicana demanda compatriota por explotarla con 57 horas de trabajo y bajo salario desde el 2004

De Miguel Cruz Tejada

dominicana-demanda-compatriota-por-explotarla-con-57-horas-de-trabajo-y-bajo-salario-desde-el-2004.jpgNUEVA YORK,- La dominicana Moraima Ortiz, está demandando a su compatriota Hipólito Minaya, propietario de la panadería “Kenny” en el Alto Manhattan, acusándolo de explotarla con 57 horas de trabajo a la semana, pero por lo que le pagaba un bajo salario.

Ortiz, que ha sido respaldada con un piquete, frente al negocio situado cerca de la avenida Dickman, dijo que Minaya la puso a trabajar en limpieza, cajera, vendedora y oficinista, desde octubre del 2004 hasta octubre del 2013.

Sólo le pagaba $250 dólares a la semana en efectivo, con lo que Minaya, también evadía el pago de impuestos y otras responsabilidades laborales con el gobierno de Estados Unidos.

La mujer sostuvo que trabajó las 57 horas semanales entre el 2004 y el 2011 y luego se l redujo el horario a 47.5 horas a la semana, desde el 2011 y luego fue cancelada del empleo.

El dueño, no mantenía registros de Ortiz como empleada y tampoco proporcionaba información a las autoridades, sobre los demás empleados de la panadería.

La demanda interpuesta por la dominicana, exige el pago de los salarios atrasados, que incluyen cientos de horas extras.

El reclamo, fue presentado en la Corte Suprema Estatal de Manhattan, el 19 de marzo de este año.

La falta de pagos a la ex empleada, se remonta al 2008.

El abogado de Ortiz, Benjamin Dictor, dijo que Minaya, violó las leyes laborales de Estados Unidos, manteniendo a la empleada en condición de explotada.

“Ahora, ella está en las calles tratando de conseguir justicia en los tribunales”, agregó el jurista.

Minaya, de 56 años de edad, negó las acusaciones de Ortiz, diciendo que ella siempre llegaba tarde al trabajo y que es propietario del negocio desde hace 29 años.

“Nunca había tenido problemas con nadie. Lo que ella está buscando es dinero”, añadió el propietario de la panadería.

Ortiz, está siendo apoyada por activistas del Centro de Trabajadores de Nueva York y New Jersey y la filial local del sindicato LWCU, que han montado los piquetes.

Virgilio Arán, dirigente de la LWCU, dijo que el sindicato está reclamando a Minaya, respetar los derechos laborables de Ortiz, como empleada e inmigrante.