Dominicana enjuiciada por asesinato en 1990 intentó matar a rival embarazada y el feto

Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK,-Una ex rival de la dominicana Zunilda Rosario, enjuiciada en la Corte Suprema Estatal de Manhattan, por el asesinato en 1990 de su novio Juan de León, testificó que la acusada quería matarla a ella, que estaba embarazada del hijo de la víctima y al feto, advirtiendo que la víctima fatal sería de ella para siempre o de nadie.

Elizabeth Matos, subió al estrado ayer martes para testimoniar sobre la aberrante y tórrida conducta de su madre, enviciada en las drogas y que generalmente andaba armada.
Dijo que su mamá, pretendía quedarse con la criatura, y le advirtió durante las amenazas de muerte, que asesinaría a la pareja y al feto, porque si ella no se quedaba con el niño después que naciera, no sería de más nadie.
“Ella dijo que mataría al bebé, que me mataría a mí y que nadie lo iba a tener si no era ella”, recordó Elizabeth.
Era agosto de 1989 y Rosario se presentó en el nuevo apartamento de Matos y de León, mientras el muerto, estaba afuera peleando con Rosario.
“Ella estaba afuera gritando y discutiendo con él y gritando”, recordó Matos, quien ahora trabaja como agente de la Agencia Federal de Seguridad en el Transporte (TSA) en el aeropuerto de Newark y vive en Nueva Jersey.
“Ella seguía mirándome en la ventana, y le estaba diciendo a Juan que si él no era suyo, no sería de nadie”, dijo la hija en referencia a las amenazas que su madre hizo a su padrastro, antes de asesinarlo a balazos.
Los fiscales dicen que Rosario, que entonces tenía 21 años, cumplió su promesa el 11 de febrero de 1990 y le disparó nueve balas en la cara, los brazos y el torso en el vestíbulo de un edificio de Harlem donde de León y su narco banda vendían drogas. La víctima fatal, de 20 años, tenía una hija con Rosario, cuando se enamoró de Matos, una amiga de la infancia con quien se encontraba mientras estaba de vacaciones en la República Dominicana.
Cuando regresaron del viaje en 1988, ella se mudó con de León y su familia.
“Fue una buena relación, nos llevamos muy bien”, dijo. Unas semanas más tarde, Rosario irrumpió en el apartamento cuando de León no estaba en la casa, exigiendo dinero para su hija.
Ella seguía amenazando con tomar una gran foto enmarcada de su hija desde su habitación si él no entregaba algo de dinero.
Matos le preguntó que porqué no se llevaba la foto.
Entonces, Rosario, le advirtió a Elizabeth que no sabía en lo que se estaba metiendo y que ella era capaz de estrangularla.
Rosario, cuyos abogados dicen que tenía seis meses de embarazo de la segunda hija de de León, supuestamente se lanzó sobre ella, y las dos rivales románticas se enfrascaron en una feroz pelea.
Matos testificó que Rosario corrió a la cocina, cogió un cuchillo de 8 pulgadas y la apuñaló en el antebrazo mientras se ponía las manos sobre la cara para protegerse. Matos mostró a los jurados la cicatriz.
En el interrogatorio, el abogado defensor de Rosario, Frank Rothman preguntó sobre el segundo hijo de Rosario con de León.
“¿La dejó embarazada mientras estaba contigo?”, preguntó Rothman. “No estaba al tanto de eso”, respondió ella.
Matos admitió que de León era un traficante de drogas que trabajaba para un hombre llamado Marvin Romero.
Después del asesinato de de León, Matos tuvo una relación con Romero quedó embarazada, pariéndole un niño.
El caso del asesinato de de León se enfrió y Rosario escapó a Providence (Rhode Island) donde crió a sus hijas, trabajó como conductora de un autobús escolar y horneó pasteles de boda para conseguir dinero extra.
En 2016, casi tres décadas después del asesinato, un miembro de la narco banda habló con la policía y relató los pormenores del homicidio, implicando a Rosario como la asesina de de León.
Ella fue arrestada en el aeropuerto internacional John F. Kennedy de Nueva York, en julio de 2016, cuando regresó de un viaje a la República Dominicana.