El AAE y su influencia en la normativa y en la producción para la exportación desde RD

Por Arcadio Vargas Everts (4 de 5)

IMPACTO EN LA INDUSTRIA BANANERA: EXPANSIÓN E INVERSIÓN EN INFRAESTRUCTURA Entrevista con el señor Víctor Peña, presidente de la Asociación Dominicana de Exportadores de Banano (Adobanano)

Cuatrocientos noventa y cuatro años después de que Fray Tomás de Berlanga trajera a La Española desde las islas Canarias las primeras cepas de banano en 1516, la República Dominicana se convirtió en el primer exportador de esa fruta en todo el mundo, luego que la entrada en vigencia del Acuerdo de Asociación Económica con la Unión  Europea (UE) incrementara la producción, que para el año 2010 se proyecta en 400 mil toneladas.

El presidente de la Asociación Dominicana de Exportadores de Banano (Adobanano), señor Víctor Peña.

A ciento cuatro años de que la United Fruit Company realizara la primera exportación de guineo desde plantaciones de Sosúa y Puerto Plata en 1096 el presidente de la Asociación Dominicana de Exportadores de Banano (Adobanano), señor Víctor Peña,  en una entrevista concedida a este redactor, confesó que los productores de la fruta mantienen un atraso en sus estructuras productivas que se remonta a los tiempos de la Reforma Agraria.

“El sector bananero está inmerso,  como una necesidad prioritaria, de que es necesario, obligatorio, insertarse en ese mundo tecnológico para la producción de banano con un alto grado de calidad. Es lo que a nuestro juicio, como productor de banano lo que nos permitirá mantener el mercado Europeo,  una producción de calidad premium. Esa es nuestra competencia ahora, producir un banano de calidad”, manifestó el presidente de la Asociación de Exportadores de Banano, señor Víctor Peña.

“Pero para producir un banano de calidad necesitamos tener una estructura que ahora mismo no tenemos, debido a que los productores de banano vienen de la Reforma Agraria,  a diferencia de los grandes productores de otros países, que además de tener las estructuras de automatización, son multinacionales, cosa que nosotros no tenemos para ser más competitivos”, agregó el señor Peña, argumentando que el sector que representa está compelido a ser competitivo debido a que otros países entrarán al mercado europeo también sin aranceles.

Sesenta y cuatro años después de que el generalísimo Rafael Leonidas Trujillo suscribiera un acuerdo para la instalación de la Grenada Company en la bahía de Manzanillo, esto es, en mayo de 1946, la industria bananera se prepara para cosechar 190 mil tareas sembradas de guineo, lo que representa unas 400 mil toneladas de la fruta, de cuya cantidad el 80 por ciento será exportada hacia el mercado europeo, generando divisas por unos 125 millones de dólares para el  país.

Según los datos ofrecidos por el Presidente de Adobanano, el 2008 fue un año que descendió mucho la producción a raíz de las tormentas Noé y Olga, pero para el año 2009  la cosecha se incrementó en 60 mil toneladas para alcanzar las 300 mil toneladas métricas, estipulándose un incremento de  unas 40 mil tareas de bananos para el año 2013.

Hay un incremento no solamente de áreas sembradas, sino también de nuevas compañías que se instalan”, informó el señor Víctor Peña, en representación de la industria cuya generación de empleos alcanza las 25 mil personas de manera  directa e indirecta.

Este gráfico muestra el incremento de la producción experimentada por la industria bananera a raíz del Acuerdo de Asociación Económica (AAC) firmado con la Unión Europea. La producción del año 2008 fue afectada por las tormentas tropicales Olga y Noé. Fuente: Asociación Dominicana de Exportadores de Banano (Adobanano)

De las 190 mil tares sembradas de banano para la cosecha del año 2010, el 63 por ciento es orgánico y el otro 36 por ciento es convencional. De esa cantidad, la provincia Valverde cuenta con el 60 por ciento de la producción, mientras que Montecristi  produce el 33 por ciento; el restante 7 por ciento se reparte entre las provincias de  Azua y Santiago.

RETOS QUE ENFRENTA EL SECTOR BANANERO

Víctor Peña narró que desde un principio, cuando se inició el proceso de negociación para  exportación de la producción de banano hacia la Unión Europea, existían dos trabas, una arancelaria y la otra era la de la cuota. Cuando esa cuota llegaba a su punto pico, entonces las trabas eran mayores, pero al firmarse el acuerdo con la Unión Europea ya las trabas no eran los aranceles ni la cuota, era la calidad.

“Como país ACP fuimos liberados de aranceles y de cuotas, es decir, que la Rep. Dom. puede exportar hacia la Unión Europea todo el banano que se produce, ahora el componente no es arancelario ni de cuota, sino un problema de calidad. Cuando la gente compra en los supermercado está más exigente con relación a eso”, explicó el empresario bananero.

Relató que a raíz de todo eso, la Unión Europea se comprometió con los países ACP para destinar un recurso que en un principio se llamaba Fondo de Compensación, pero que acordaron no llamarle así porque ellos no habían afectado la producción bananera  y decidieron denominarlo Fondos de Acompañamiento, que son unos 190 millones de euros, para ser distribuidos por etapas, con el objetivo de hacer más competitiva la producción bananera, modernizándola con proyecto que demuestren que ese dinero es para aumentar la productividad, la producción y hacer al sector más competitivo para sus negociaciones con  los países desarrollados,

“Hemos elaborado un proyecto para acceso a esos Fondos de Acompañamiento, un proyecto de diversificación en áreas donde convenga más tener otros productos, otra parte del proyecto corresponde al drenaje, otra parte al sistema de irrigación por goteo e irrigación presurizada, hay una parte que corresponde a la compra de insumos, hay un proyecto dirigido hacia la compra de equipos y maquinarias y el tema más importante es el tema de la capacitación, y es que tenemos el proyecto de entregar la Escuela Laboratorio de la Producción Bananera de la Zona”, adelantó el señor Peña.

“Creemos que ahí se debe experimentar los avances científicos para desarrollar grandes descubrimientos sobre la producción bananera,  y a raíz de eso, firmamos un acuerdo con el Instituto Superior de Agricultura (ISA) para que los profesionales de esa institución hagan pasantías en nuestras fincas, utilicen el material que ellos tienen con estudiantes haitianos, para que nos sirvan como capacitadores en lo que es su manejo. Porque unos de las dificultades que viven los productores es el de la comunicación con los haitianos, porque ellos no entienden y su mano de obra no es tan capacitada”, añadió.

EL PAPEL DEL GOBIERNO

El Presidente de Adobanano manifestó que los procesos de preparación para el sector bananero son mucho más exigentes para los productores de quineo que para otros renglones agrícolas. Dijo que los permisos de insecticidas, fungicidas y pesticidas son  responsabilidad oficial, pero que los proyectos del gobierno dominicano siempre han sido de uno solo debido a que no hay continuidad de Estado.

“La diferencia está es que el Gobierno hace proyectos para un gobierno. No son proyecto de Estado. Los costos de producción aquí son muy altos, el gobierno dice un día que te va a dar fungicidas, fertilizantes, pero esos son planes inmediatos, nosotros necesitamos planes sostenibles en el tiempo, si hubiera continuidad en los programas que se establecen, el sector bananero podría decir, nosotros tenemos esto, pero los ministros que ha tenido el país han hecho de esto un asunto de conveniencia”, se quejó el presidente de Adobanano, Víctor Peña.

El empresario bananero adelantó que inmediatamente los Fondos de Acompañamiento lleguen debe producirse una alianza entre el Gobierno y el sector bananero, debido a que  esos fondos son entregados por partidas presupuestaria. Por otro lado, el señor Víctor Peña se mostró agradecido por el préstamo de 400 millones facilitados por el Presidente de la República, doctor Leonel Fernández, a través del Banco Agrícola.

Recientemente el Ministro de Agricultura, Salvador Jiménez, anunció que el Gobierno invertirá  a corto, mediano y largo plazos, más de 16 mil  millones de pesos en proyectos agropecuarios de alto valor agregado, dentro de lo que se incluye 355  millones en  la construcción del más moderno laboratorio del Caribe, en la provincia La Vega, que producirá material genético de musáceas (plátanos, guineos y rulos), además de otros rublos agrícolas.

Otro producto agroindustrial impactado por la entrada en vigencia del Acuerdo de Asociación Económica con la UE, es el ron dominicano. Pero eso será tocado en la última entrega.