El exito de los que “juegan” al Internet

Por Grey Núñez C.

 En su paso por la Presidencia de la Republica, el agrónomo Hipólito Mejía, ocupó  grandes espacios en la Prensa Nacional, en los cuales plasmó un estilo muy peculiar de expresar su parecer sobre diferentes temas de la vida económica, política  y social de nuestro país.

Lo hizo a  tal punto que muchas veces, sus salidas jocosas pasaban a sustituir el impacto de lo que muy bien pudo haber conseguido con su sola presencia en un acto público o privado, en su condición de Jefe de Estado.

Su período de cuatro años, careció quizás, aunque tuvo mas sombras que luces, de una adecuada proyección en materia de comunicación, porque tal parece y así lo consignan sus hechos, Hipólito, no  se dejaba llevar, por eso “sus salidas jocosas” se  hicieron una costumbre tan peculiar, que el día que no salía con una de las suyas, la gente las extrañaba, hasta que llegó el momento, que nadie lo quería ver, ni oír.

A comienzo de su gestión, Mejia endilgó a su antecesor, Leonel Fernández, de que se pasaba todo el tiempo jugando al Internet, como una forma de vender a la población, que el ex Presidente Fernández, no  había hecho nada a su paso por el poder.

Recordemos lo que dijo, haría con los túneles y elevados de la capital, los sembraría de yuca y batata. Para ese entonces Hipólito Mejía, no  tenía la más minima intención de aprender a jugar al Internet, no quería perder tiempo, todo  lo necesitaba para resolver los problemas del país.

“El juego” implementado por Leonel durante sus cuatro años como inquilino del Palacio Nacional, lo fueron  formando  como un hombre de Estado y al salir en el 2000,siguió moviendo las fichas del juego, que aun fuera del poder, lo hicieron acrecentar su prestigio como Estadista, del que toda América siente orgullo.

Hipólito Mejía, no  quiso jugar al Internet, pasó  sus cuatro años, convertidos  en el desastre económico mas grande de los últimos 50 años, se fue a su casa en el 2004 y no se dedicó a aprender a jugar al Internet.

Ya estando en el 2010, una década después   de su salida del poder, Mejía  quiere presentarse como un hombre nuevo, quiere aprender a jugar, está en las redes sociales, como Facebook, dice que le gusta, que recibe muchos mensajes y que no creía que eso era tan amplio, tal parece que de verdad quiere aprender a jugar al Internet.

Muchos, que han llegado tarde a la escuela, tienen una experiencia amarga, saben que  es difícil que un disco duro lleno pueda tener espacio para más, aunque queramos, llega la advertencia: “hay poco espacio en el disco duro” y comenzamos a preocuparnos.

Creo que con Hipólito Mejía, se  verá con frecuencia esa fatal advertencia, aunque crea que trae un nuevo disco duro, es tarde para aprender a jugar y otro aspecto que tiene en contra,”loro viejo, no aprende a hablar”.

 

 Hasta el próximo comentario.