• 24 octubre, 2020

El NYPD enfrenta 100 demandas por violación a derechos civiles de manifestantes y observadores en protestas

Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK,- El Departamento de Policía de Nueva York (NYPD) enfrenta 100 demandas de manifestantes y observadores que alegan que agentes anti motines les violaron sus derechos civiles durante protestas callejeras por la muerte de George Floyd y otras víctimas afroamericanas caídas a manos de policías, lo que fue confirmado ayer miércoles con un reporte de American Human Rights Watch / HRW (Vigilando los Derechos Humanos), que recopiló testimonios de decenas de denunciantes.

Después de la divulgación del informe de la entidad, los abogados de los eventuales demandantes, dijeron que sus defendidos, ya han sometido el papeleo de notificación al NYPD y la ciudad en relación a las demandas.

El reporte establece que los policías anti motines asignados a enfrentar a los manifestantes, usaron una táctica ilegal conocida en inglés como “Kettling” (Gatito) que fue usada para tratar de dispersar las protestas y en la manifestación del barrio Mott Haven en El Bronx, se comprobó que los derechos humanos internacionales, también fueron violados por los policías, según la entidad de derechos.

El reporte dice que también, posiblemente los derechos de Estados Unidos, como una de las respuestas más agresivas y abusivas del NYPD a los mítines durante las manifestaciones.

Los policías que estuvieron enfrentando a los manifestantes en El Bronx, atraparon a más de 300 manifestantes con la referida táctica hasta que el reloj pasaba la 20:00 toque de queda el 4 de junio que desencadenó un ataque brutal, “la caza de ballenas sus porras, golpeando a la gente en la parte superior de los carros, empujando hacia abajo al suelo y disparándoles gas pimienta en la cara”, dijo HRW en su informe publicado el miércoles.

La dispersión forzosa por parte de la policía se produjo 10 minutos después del toque de queda, que se impuso unos días antes en medio de disturbios en la ciudad tras la muerte de Floyd.

“La policía de la ciudad de Nueva York impidió que las personas se fueran antes del toque de queda y luego utilizó el toque de queda como excusa para golpear, abusar y arrestar a las personas que protestaban pacíficamente”, dijo Ida Sawyer, directora interina de crisis y conflictos de Human Rights Watch, quien también fue coautora del informe.

“Fue una operación planificada sin justificación que podría costar millones de dólares a los contribuyentes de Nueva York”.

El informe titulado “Kettling Manifestantes en El Bronx: Brutalidad policial sistémica y sus costos en los Estados Unidos”, se basó en los relatos de 81 manifestantes y 155 videos de la manifestación, documentos legales y otras 19 entrevistas con miembros, abogados activistas y funcionarios de la ciudad.

“Tomamos una fuerte excepción a la caracterización subjetiva de nuestras acciones policiales para mantener el orden público como un asalto planeado”, dijo una portavoz de la policía del NYPD sobre el informe.

El alcalde Bill de Blasio y el comisionado del NYPD, Dermot Shea defendieron la acción policial del día después y elogiaron al jefe del departamento Terence Monahan por su plan.

Shea justificó la ruptura contundente de la manifestación asegurando que los manifestantes estaban armados con pistolas, gasolina y armas para derribar la sociedad.

Pero ese argumento fue rápidamente desmentido y desacreditado, y la policía confirmó que no se encontraron armas ni gasolina en la protesta.

La respuesta de la policía se comparó con la represión en la Convención Nacional Republicana d 2004, que llevó al pago de $36 millones para pagar demandas contra Monahan, que entonces era subjefe del NYPD.

Al menos 61 personas en la manifestación de junio resultaron heridas y no fueron tratadas durante horas, y algunas sufrieron ojos morados, dientes perdidos y narices o dedos rotos, dijo el grupo.

“Mientras los manifestantes gritaban, algunos con sangre goteando por sus rostros, la policía comenzó a arrestarlos”, dice el informe.

“Obligaron a la gente a sentarse en la calle con las manos atadas con cremalleras a la espalda, a veces tan apretadas que se les adormecieron las manos”, añade el reporte.

La policía también arrestó a observadores legales, diciendo que pueden ser arrestados. “Entre los atacados había médicos y observadores legales claramente identificados, ya que la policía golpeó a varios de ellos, los detuvo y obstruyó su trabajo”, según el informe.

Comentarios