España derrota a Chile 2-1

La selección de España comenzó con el arco de Chile entre ceja y ceja. “El Niño” Torres protagonizó dos ocasiones de peligro en los primeros cinco minutos: un cabezazo en el área y un disparo desviado tras ganarle la pelea a Gonzalo Jara.

Chile, sin embargo, respondió con claridad y, a los 9, Mark González tuvo en sus pies la posibilidad de abrir el marcador.

Jean Beausejour remató una sobresaliente jugada con un centro desde la derecha, a banda cambiada. González no pudo pescar bien el balón cuando el gol estaba prácticamente cantado.

El partido se jugaba a un altísimo ritmo.

Tanto españoles como chilenos generaban preocupaciones cada vez que tenían el Jabulani.

A los 23, el desequilibrio en la balanza. Un balón largo buscando a Torres provocó la salida de Claudio Bravo fuera de su área para tratar de cortar el balón. Mal rebote y David Villa, viendo el arco abandonado, afinó la puntería para probar con un remate de 40 metros, casi desde el medio campo, para poner en ventaja a los ibéricos.

A los 27, Villa intentó a balón detenido. Su tiro fue desviado.

Chile, lejos de esconderse por lo adverso de la situación, siguió apuntando a la portería defendida por Iker Casillas.

Beausejour tuvo el empate a la mano. El jugador austral, a toda velocidad, enrrumbó hacia los dominios de Casillas y Piqué logró desviar.

El asunto es que España hacía lo mismo. A los 35, el árbitro mexicano Marco Rodríguez le perdonó a Chile un penal por un claro empujón de Arturo Vidal sobre Torres.

No le importó a los españoles y, al minuto siguiente, Iniesta amplió la ventaja. Trianguló con David Villa y batió a Bravo con un gran tiro a media distancia, inalcanzable para el guardameta.

Las cosas se terminaron de complicar para Chile con la expulsión de Estrada. Vio su segunda tarjeta amarilla y, por ende, la roja en la misma acción del 2-0 por una entrada por detrás a Torres. Severo castigo por parte del principal.

Tras la reanudación, Chile no tardó en dejar claro que el encuentro seguía vivo.

Rodrigo Millar, recién ingresado en un doble cambio que realizó Bielsa para recuperar el equilibrio perdido con la salida de Estrada, disparó desde la media luna, Piqué desvió y descolocó a Casillas para que los suramericanos descontaran a los 46.

A los 52, Villa lo intentó desde la izquierda a las manos de Bravo.