EXIGEN TERMINACION HOSPITAL MUNICIPAL DE LAS MATAS DE SANTA CRUZ

HOSPITAL DE LAS MATAS DE SANTA CRUZ

LAS MATAS DE SANTA CRUZ.- Cansados de esperar más de 12 años, comunitarios de aquí aprovecharon la presencia del secretario de Salud Pública, Bautista Rojas Gómez, para exigirle la terminación del hospital municipal que se empezó a construir durante el primer gobierno del presidente Leonel Fernández, y cuya estructura yace abandonada, dando la impresión de una ruina.

Rojas Gómez llegó a la comunidad con la misión de inaugurar un Centro de Atención Primaria, construido para dar asistencia de primer nivel a la población, pero sus pobladores, haciéndose representar por líderes comunitarios, le esperaron con un documento, donde demandan la terminación de ese hospital, que según afirman, es una necesidad vital.

Rojas Gómez reconoció el valor de la petición de la comunidad y aseguró que conoce la historia de ese hospital igual que los pobladores de aquí. De inmediato se comprometió a solicitar a la Oficina Supervisora de Obras del Estado la entrega de la obra, para que la Secretaría de Salud Pública se encargue de terminarla.

En el mismo lugar impartió instrucciones al respecto y pidió la elaboración del presupuesto de terminación, lo que bajó el ánimo, en principio airado, de los pobladores, que terminaron dándole un fuerte aplauso.

La petición de la comunidad fue expuesta por José Radhamés Peralta, presidente de la Junta de Vecinos Auxiliadora número uno Incorporada; Aquilino Castillo, presidente de la Asociación para el Desarrollo Municipal, y el diácono Esteban Martínez.

De acuerdo a lo expuesto por los voceros, el hospital se empezó a construir en el 1996, pero la obra fue paralizada desde hace años. Explicaron que cuando la gente se enferma se ven obligados a trasladarlos en motocicletas a los hospitales de Monte Cristi o Guayubín, poniendo en riesgo la vida de los pacientes.

Aseguran que esa población de 20 mil habitantes, con aportes importantes a la economía del país, ya que es una zona eminentemente agrícola, se siente engañada, porque le hacen promesas de terminación que luego se olvidan.

Consideran vital ese hospital, debido a que fruto de las plantaciones agrícolas y la humedad, muchas personas se enferman, sobre todo de dengue, problemas respiratorios y otras enfermedades.

“Este es el único pueblo que no tiene un hospital, y nosotros producimos y aportamos lo suficiente para que se nos escuche”, vociferó uno de los comunitarios.