• 3 febrero, 2023

Fracasa intento del Reino Unido de poner satélites en órbita

Los científicos mostraron su decepción, sin embargo dijeron estar dispuestos a seguir adelante con el proyecto espacial en Reino Unido.

Funcionarios británicos y científicos espaciales se mostraron decepcionados, pero no desalentados, por el fracaso del primer intento del Reino Unido de poner satélites en órbita.

La empresa estadounidense Virgin Orbit intentó su primer lanzamiento internacional a última hora del lunes, utilizando un avión jumbo modificado para transportar uno de sus cohetes desde Cornualles, en el suroeste de Inglaterra, sobre el océano Atlántico.

El avión soltó el cohete, que transportaba nueve pequeños satélites para una mezcla de usos civiles y domésticos. Pero unas dos horas después de que el avión despegara, la compañía informó de “una anomalía que nos ha impedido alcanzar la órbita”.

El avión, pilotado por un piloto de la Real Fuerza Aérea, regresó a Cornualles. El cohete y los satélites quedaron destruidos.

“Nos sentimos fatal, para ser sincera; no voy a mentir”, declaró Melissa Thorpe, responsable de Spaceport Cornwall. “No es la primera vez que fallamos, ésta es la mayor sin duda, pero me siento bien y nos levantaremos y nos pondremos en marcha de nuevo”, afirmó.Virgin Orbit, fundada por el magnate británico del transporte y las telecomunicaciones, Richard Branson, ya ha realizado cuatro lanzamientos similares desde California.

Cientos de personas reunidas para el lanzamiento de Cornualles vitorearon el despegue a última hora del lunes de un Boeing 747 de Virgin Atlantic reutilizado, bautizado como Cosmic Girl. Alrededor de una hora después de iniciado el vuelo, el avión soltó el cohete a unos 10.000 metros (unos 35.000 pies) sobre el océano Atlántico, al sur de Irlanda.

El director ejecutivo de Virgin Orbit, Dan Hart, dijo que “un fallo técnico parece habernos impedido alcanzar la órbita final”.

“Aunque estamos muy orgullosos de las muchas cosas que hemos logrado con éxito como parte de esta misión, somos conscientes de que no hemos podido proporcionar a nuestros clientes el servicio de lanzamiento que se merecen”, declaró.

La misión fue una colaboración entre la Agencia Espacial del Reino Unido, la Real Fuerza Aérea, Virgin Orbit y el Consejo de Cornualles.

Comentarios