• 15 junio, 2024

G77+China Insta a Crear Nueva Arquitectura Financiera para Abordar Crisis y Desigualdad

Líderes de más de un centenar de países en vías de desarrollo y que representan el 80 % de la población mundial cerraron el sábado una cumbre en Cuba exigiendo a las potencias que apoyen la creación de una nueva arquitectura financiera internacional ante la agudización de la crisis por la pandemia y la brecha tecnológica.

Unas 114 delegaciones del foro del Grupo de los 77 + China, un mecanismo creado en los años 1960 y que conservó su nombre pese al incremento de su afiliación inicial, sesionaron el viernes y sábado en La Habana.

“Hay dos grandes transformaciones en marcha”, dijo el presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, en la jornada de clausura en relación a la revolución digital por un lado y los cambios energéticos a nivel global. Y “no pueden ser moldeadas por un puñado de economías ricas, reeditando la relación de dependencia entre el centro y la periferia”.

Los países del sur deben “volver a actuar juntos, como lo hicimos en el pasado”, para salir adelante en estos dos desafíos, agregó Lula.

La víspera, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, abrió los debates demandando a las potencias mundiales a crear un orden más justo e incluso consideró que se les estaba “fallando” a las naciones en desarrollo. El G77 + China es precisamente un foro de concertación mundial de las ideas y políticas que luego se llevarán al seno de las Naciones Unidas.Al mismo tiempo, propuso una financiación más amplia para cuestiones tecnológicas en los países pobres y una mayor cooperación entre las propias naciones del sur. También propuso una reunión especial de Naciones Unidas sobre estos aspectos.

La cumbre se celebró en Cuba en momentos que el país caribeño sufre una fuerte crisis económica derivada de la crisis de la pandemia y el incremento de las sanciones de Estados Unidos.

Muchas de las delegaciones aprovecharon estos días para reunirse con el presidente Miguel Díaz-Canel o sus funcionarios de áreas estratégicas como energía, biotecnología o agricultura, el último de ellos fue precisamente Lula, quien fue recibido en el Palacio de la Revolución, la sede del gobierno, al finalizar el foro multilateral.

Comentarios