Gallup y Miguel

Por Andrés Dauhajre, hijo

La firma Gallup acaba de realizar para el periódico HOY una encuesta que trata de medir las preferencias para la candidatura presidencial de  2012 en cada uno de los partidos políticos.  En el caso del PRD, la encuesta realizada el 16 de junio pasado indica que Miguel Vargas e Hipólito Mejía están empatados con 31%, mientras que Luis Abinader aparece con un 7%. La encuesta también establece que entre los perredeístas que aparecieron en la muestra, 392 de un total de 1,200 encuestados, las preferencias se distribuyen en un 43% (169 consultados) para Mejía,  un 36% (141) para Vargas y un 5% (20) para Abinader. Con 1% aparecen José Joaquín Puello, Milagros Ortiz Bosch, Orlando Jorge Mera y Guido Gómez Mazara.

La muestra resultante tiene un sesgo anti-PRD si se tiene en cuenta que el 31% de los consultados dijo haber votado por Miguel Vargas en el 2008, inferior al 40.5% que obtuvo. El hecho de que el 32.7% de los consultados dijo identificarse con el PRD, cuando en las elecciones recién pasadas el PRD, sin aliados, obtuvo el 40.6%, valida la hipótesis del sesgo anti-PRD de la muestra. La muestra exhibe un sesgo pro-PLD, si se tiene en cuenta que el 57.7% de los consultados dice haber votado por Leonel Fernández en el 2008, superior el 53.7% obtenido y al manifestar una preferencia del 44.5% por el PLD, superior al 40% obtenido, sin aliados, en el pasado proceso electoral.

Medir las preferencias internas de diferentes aspirantes a la candidatura preferencial por un partido político, a partir de encuestas realizadas en la población en general, es muy riesgoso. Para medir las preferencias entre 3 candidatos presidenciales de 3 partidos que participan en unas elecciones, una muestra bien estructurada de 1,200 consultados es representativa.  Sin embargo, para medir la preferencia de varios aspirantes en unas primarias internas de un partido político, una muestra de 1,200 en la población general pierde representatividad, pues como en las primarias sólo votan los miembros y simpatizantes de ese partido, resulta que si de los 1,200, sólo un 32.7% simpatiza con ese partido, resultaría una muestra de 392.  Con una muestra tan reducida, el margen de error es enorme.

Precisamente eso fue lo que ocurrió con la Gallup-Hoy realizada en agosto del 2006, cuando trató de medir las preferencias internas para las primarias internas que tendrían lugar a principios del 2007.

En esa encuesta, cuando se midió  en la población en general, resultó que Milagros Ortiz Bosch encabezaba las preferencias con el 17.8%, seguida por Virgilio Bello Rosa con el 15.4%, Fello Suberví 13.0%, Miguel Vargas 11.9%, Rafael Abinader 4.9% y Enmanuel Esquea 4.5%. Los candidatos de lo que luego se constituyó en la Corriente Unitaria, tenían en la población en general, el 55.6% contra apenas el 11.9% de Miguel Vargas.  Lo superaban 5 a 1.

La encuesta, con los consultados que dijeron ser perredeístas, midió las preferencias dentro del PRD entre todos los aspirantes.  Los resultados fueron como sigue: Fello Suberví  21.7%, Miguel Vargas 19.7%, Milagros Ortiz Bosch 17.7%, Virgilio Bello Rosa 16.1%, Enmanuel Esquea 4.3% y Rafael Abinader 3.5%.  Los candidatos de la Corriente Unitaria sumaban el 63.3% de las preferencias a lo interno del PRD; Miguel Vargas apenas tenía el 19.7%. Lo superaban 3.2 a 1.

Vistos los resultados de la encuesta Gallup-Hoy de agosto del 2006, Miguel Vargas no tenía ninguna oportunidad de competir con los candidatos de la Corriente Unitaria.  Partiendo de esa encuesta, lo mejor que podía hacía era retirarse de la contienda. Pero Miguel no lo hizo.

En noviembre del 2006, la Gallup-Hoy vuelve a medir.  Los resultados mejoran para Miguel Vargas y se deterioran para la Corriente Unitaria, la cual ya había elegido a Milagros Ortiz Bosch como su candidata.  Miguel aparecía con el 57% de las preferencias internas y Milagros con el 34%.

Finalmente, cuando se produjo la convención, Miguel Vargas obtuvo el 80.43% y Milagros Ortiz Bosch el 19.57%.

¿Porqué Miguel no se retiró cuando Gallup-Hoy publicó su primera encuesta en agosto del 2006? Porque una encuesta que había ordenado a la firma LatinInsights, colocaba a Miguel en agosto del 2006 con el 45%, empatado con la suma de los candidatos de la corriente unitaria.  La encuesta de LatinInsgihts incorporó una sobremuestra de perredeístas para reducir el margen de error de la medición. De nuevo, a principios de diciembre del 2006, LatinInsights volvió a medir, y en esa ocasión, mientras la Gallup dos semanas antes le otorgaba 57% a Miguel Vargas contra 34% de Milagros Ortiz Bosch, LatinInsights, colocaba a Miguel Vargas con 74% y a Milagros Ortiz Bosch con 24%.

Otras firmas que realizaron encuestas para las primarias del PRD en aquel entonces, el Centro Económico del Cibao y Mercado y Cuantificaciones mostraron resultados similares a los de LatinInsights.  Incluso, el Centro Económico del Cibao, en su última medición acertó al pelo: Miguel Vargas 81.4%, Milagros Ortiz Bosch 19.5%.

Claro, todas las encuestas de LatinInsights, Mercado y Cuantificaciones y el Centro Económico del Cibao, tuvieron el cuidado de tener una sobremuestra de perredeístas en sus encuestas generales en el caso de la primera o de hacer las encuestas con una muestra de 1,200 perredeistas en los últimos dos casos.  Por eso, pudieron medir con bastante precisión las preferencias a lo interno del PRD. La Gallup-Hoy, sin embargo, no lo hizo, y por eso su medición mostró una enorme distancia con relación al resultado final.

El PRD tendrá primarias el 28 de noviembre de este año si la Comisión Política, en su próxima reunión, aprueba esa fecha para la celebración de la Convención.  Una vez más, Gallup-Hoy coloca a Miguel Vargas rezagado en la competencia interna según la respuesta de apenas “392 perredeistas que resultaron en la muestra” y empatado en la población en general, con Hipólito Mejía, quien probablemente, al igual que ocurrió en el 2006 con Milagros Ortiz Bosch, terminará recibiendo el respaldo de otros aspirantes perredeístas que a medida que pasen los días irán perdiendo fuerza en las preferencias internas.  De nuevo, Miguel Vargas contra un representante de la corriente de quienes compiten contra él, esta vez, Hipólito Mejía.

En el 2006, Miguel empezó abajo 19.7 contra 63.3 según la Gallup y ganó 80 a 20. Ahora empieza de nuevo abajo 36 a 43, según la Gallup. ¿Con cuánto ganará Miguel? ¿80 a 20? ¿85 a 15? ¿90 a 10? Lo que si está claro es que los perredeístas no se van a suicidar.  Sólo con Miguel, el PRD vuelve al poder. La alternativa es un salto al Precipicio Profundo y Humillante.