Iglesia propone campaña educativa evitar muertes accidentes

Iglesia propone campaña educativa evitar muertes accidentesSANTIAGO. El arzobispado de esta ciudad es de opinión de que, si se quiere poner freno a la gran cantidad de personas que fallecen en el país en accidentes de tránsito, de manera urgente se debe poner en marcha una campaña de educación vial, que debe comenzar en la escuela.

La propuesta aparece en el editorial de este domingo del semanario Camino, vocero escrito de la Iglesia católica aquí, en el que asegura que las carreteras del país se están llenando de cadáveres.

Con el título “Las madres lloran”, el periódico recuerda que en los últimos meses “hemos presenciado el aumento triste de accidentes automovilísticos con saldos trágicos”.

“Perder la vida en un instante es dejar el corazón roto de los seres queridos que se enteran de repente que un hijo, hermano, padre o madre ha dejado de existir, sin decir un adiós, y dejando marchita una agenda de vida que permanecerá inconclusa para siempre”, comenta.

Tras calificar como una “epidemia” los accidentes de tránsito que se suceden en el país, recuerda que las estadísticas colocan la República Dominicana en primer lugar, con más de 20 muertes por cada 100 mil habitantes, a juzgar por datos recientes hechos público por la Organización Mundial de la Salud.

En ese sentido, Camino plantea la necesidad de buscar salidas a lo define como “un drama” y para ello recomienda atacar las causas que generan ese caos.

“Nuestras calles, autopistas y carreteras no pueden continuar siendo el trayecto más corto entre la vida y la muerte”, subraya Camino, para a seguidas agregar que con urgencia hay que implementar una campaña de educación vial que debe comenzar en las escuelas.

Y sostiene que los gremios profesionales, juntas de vecinos y otras organizaciones deben involucrarse en la misma promoviendo el respeto a la vida.

Al tiempo de considerar que el respeto a las leyes de tránsito es materia pendiente, el semanario especializado en temas católicos se pregunta cuántos dominicanos, cuando van a otros países, respetan allí las señales de tránsito pero, al pisar suelo dominicano, las olvidan y andan como chivos sin ley.

“Esta actitud es la expresión más exacta del grado de descomposición social que estamos padeciendo y vamos llegando a un nivel donde la ley del más fuerte es la que quiere imperar”, considera.

Camino pregunta cuántas veces se ha visto a los responsables de hacer cumplir las leyes siendo los primeros en violarlas, pisotearlas, dando el mal ejemplo de que el poder lo permite todo.