• 25 julio, 2021

La Unión Europea condena a Rusia por clasificar de «extremista» a grupos vinculados a Navalny

MOSCÚ, (VOA), – La Unión Europea advirtió que las acciones de un tribunal ruso contra organizaciones ligadas al opositor Alexey Navalny tendrán «profundas consecuencias para la sociedad civil de Rusia, la oposición y las voces críticas».

Un tribunal de Moscú prohibió el miércoles por la noche las organizaciones fundadas por el líder opositor ruso Alexey Navalny al etiquetarlas como extremistas, el último movimiento de una campaña para silenciar la disidencia y prohibir que los críticos del Kremlin se postulen para el parlamento en septiembre.

«Es una decisión infundada que confirma un patrón negativo de represión sistemática de los derechos humanos y las libertades consagrados en la Constitución rusa», apuntó en una nota oficial el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell.

También reaccionó el ministro británico de Exteriores, Dominic Raab, al calificar de «perversa» la medida y consideró que supone un ataque contra los que luchan contra la corrupción y en favor de sociedades libres.

El fallo del Tribunal de la Ciudad de Moscú, con efecto inmediato, impide que las personas asociadas con la Fundación Navalny para la Lucha contra la Corrupción y su extensa red regional busquen cargos públicos. Muchos de los aliados de Navalny esperaban postularse para escaños parlamentarios en las elecciones del 19 de septiembre.

«Nos hemos despertado y reído (…) sabiendo que somos un ‘peligro para la sociedad’, ¡seguiremos luchando contra la corrupción!», dijo la asociación en Twitter, en aparente ironía sobre la decisión de la justicia rusa.

El fallo, que forma parte de una estrategia de múltiples frentes del Kremlin para aplastar a la oposición, envía un severo mensaje una semana antes de que el presidente Vladimir Putin celebre una reunión cumbre con el presidente estadounidense Joe Biden en Ginebra.

La etiqueta de extremismo también conlleva largas penas de prisión para los activistas que han trabajado con las organizaciones, cualquiera que les haya donado e incluso aquellos que simplemente compartieron los materiales de los grupos.

Primero le negaban asistencia médica. Ahora lo califican de un «riesgo de fuga». Su celda es revisada durante toda la noche, puntualmente cada hora. El opositor ruso Alexei Navalny dice que eso equivale a tortura y pide cese la práctica.

Navalny, el enemigo político más visible de Putin, fue arrestado en enero al regresar de Alemania, donde pasó cinco meses recuperándose de un envenenamiento por un agente nervioso del que culpa al Kremlin, una acusación que los funcionarios rusos rechazan. En febrero, a Navalny se le impuso una pena de prisión de dos años y medio por violar los términos de una sentencia suspendida de una condena por malversación de fondos en 2014, que Navalny desestimó como impuesta por motivos políticos.

El abogado Yevgeny Smirnov dijo durante la audiencia que se extendió en las horas de la noche en que la moción de los fiscales tenía por objeto impedir que los asociados de Navalny se postularan para cargos públicos.

“Este caso se ha relacionado con la ley que prohíbe que todos los que están relacionados con la Fundación para la Lucha contra la Corrupción sean elegidos”, dijo Smirnov.

La sesión del tribunal, que duró más de 12 horas, se llevó a cabo a puerta cerrada con el argumento de que se discutirían materiales clasificados. El juez rechazó una apelación de la defensa para permitir que Navalny participara a través de un enlace de video desde la prisión y desestimó otras mociones de la defensa. Los abogados dijeron que apelarían el fallo.

Las oficinas de Navalny en docenas de regiones rusas ya cerraron en abril después de que los fiscales emitieron una orden judicial para suspender sus actividades en espera del fallo judicial, pero los asociados del líder de la oposición han prometido continuar su trabajo en diferentes formatos.

Su fundación, que comenzó hace 10 años, se ha dirigido implacablemente a altos funcionarios del gobierno con videos coloridos y ampliamente vistos que detallan las acusaciones de corrupción en su contra. Una de sus últimas producciones, que ha recibido 117 millones de visitas en YouTube, afirmó que se construyó un lujoso palacio a orillas del Mar Negro para Putin a través de un elaborado esquema de corrupción. El Kremlin ha negado cualquier vínculo de asunto con Putin.

Las protestas han sido convocadas para el mismo día en que el presidente ruso Vladimir Putin pronunciará su discurso anual sobre el estado de la nación.

Navalny también ha confiado en sus oficinas en toda Rusia para organizar protestas contra el Kremlin e implementar su estrategia Smart Voting, un proyecto para apoyar a los candidatos con más probabilidades de derrotar a los del partido dominante Rusia Unida en varias elecciones.

Durante la audiencia, los fiscales acusaron a las organizaciones de Navalny de organizar protestas para derrocar al gobierno.

Mientras el tribunal de Moscú se preparaba para considerar el caso, los legisladores rusos aceleraron una medida que prohibía a los miembros de organizaciones declaradas extremistas postularse para cargos públicos. La ley fue firmada por Putin la semana pasada y, combinada con el fallo de la corte, acabará con las esperanzas de varios asociados de Navalny que han declarado su intención de postularse para el parlamento.

Ivan Zhdanov, un importante asociado de Navalny que encabezó su fundación, prometió que el equipo continuará publicando denuncias de funcionarios corruptos y aplicará la estrategia Smart Voting.

«El equipo de Navalny no detendrá sus actividades, no deberían esperar eso», dijo Zhdanov, que vive en el extranjero, al canal independiente Dozhd TV.

La votación de septiembre es considerada una parte importante de los esfuerzos de Putin por cimentar su gobierno antes de las elecciones presidenciales de 2024. El líder de 68 años, que ha estado en el poder durante más de dos décadas, impulsó cambios constitucionales el año pasado que potencialmente le permitirían mantenerse en el poder hasta 2036.

Manifestantes rusos protestaron en las calles de Moscú el 23 de enero de 2021, en apoyo al líder opositor encarcelado Alexei Navalny. Más de 3.300 personas fueron arrestadas en enfrentamientos con la policía, tras el llamado de Navalny a protestar contra el gobierno del presidente Vladimir Putin.

Antes de la votación, el gobierno ha igualmente apuntado a otras figuras de la oposición. La semana pasada, las autoridades arrestaron a Andrei Pivovarov, el jefe de otro grupo anti-Kremlin que han etiquetado como «indeseable», una designación utilizada por el Kremlin para ilegalizar a más de 30 grupos.

Días antes de su arresto, Pivovarov anunció la disolución de su movimiento Rusia Abierta para proteger a los miembros del enjuiciamiento, pero eso no impidió que las autoridades lo sacaran de un avión con destino a Varsovia en el aeropuerto de San Petersburgo la semana pasada. Un tribunal de la región de Krasnodar, en el sur de Rusia, ordenó que permaneciera detenido durante dos meses en espera de una investigación.

La membresía en organizaciones «indeseables» es un delito penal según una ley de 2015, y otro proyecto de ley que ahora está siendo aprobado por el parlamento ruso aumenta el castigo, introduciendo penas de prisión de hasta seis años para sus miembros.

Rusia Abierta fue financiada por el magnate ruso Mikhail Khodorkovsky, quien se mudó a Londres después de pasar 10 años en prisión en Rusia por cargos que se consideran una venganza política por desafiar el gobierno de Putin. Khodorkovsky ha descrito la actual represión de la disidencia como un reflejo de la preocupación de las autoridades por la menguante popularidad del principal partido dirigido por el Kremlin, Rusia Unida.

Otro activista de la oposición, Dmitry Gudkov, un ex legislador ruso que ha aspirado a postularse nuevamente para el parlamento, fue detenido durante dos días la semana pasada por cargos financieros que él y sus partidarios alegan fueron inventados. Se fue al extranjero después de ser liberado, diciendo que había recibido una advertencia de que sería encarcelado si no abandonaba el país.

Comentarios