• 17 mayo, 2022

Nuevo presidente de Corea del Sur enfatiza libertad de expresión alineada con EEUU

Christy Lee -VOA

El presidente de Corea del Sur, Yoon Suk-yeol, usó la palabra coreana que significa “libertad” 35 veces durante su primer discurso en el cargo, alineando su administración con la política exterior del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, centrada en los derechos humanos y construyendo una coalición de naciones democráticas liberales, según expertos.

“El valor central más importante es la libertad”, dijo Yoon el martes, y es “primordial” para Corea del Sur y otros países que comparten el valor de la democracia liberal para enfrentar múltiples desafíos en todo el mundo, incluidas las crisis alimentaria y energética, el suministro global, cuestiones de cadena de suministro y conflictos armados.

Bruce Klinger, ex subjefe de división de la CIA en Corea y actual investigador sénior de la Fundación Heritage, dijo: “El discurso de Yoon reflejó su intención de tener políticas exteriores basadas en los principios de libertad, democracia, derechos humanos y cumplimiento de las normas de comportamiento internacional”.

Agregó: “Ha dejado en claro que, a diferencia de su predecesor, Moon Jae-in, no evitará [criticar] los abusos de los derechos humanos de Corea del Norte y China, las violaciones de las resoluciones de la ONU y las usurpaciones de la soberanía de otras naciones”, refiriéndose a la invasión rusa de Ucrania.

Corea del Sur está rodeada por los países autocráticos de Corea del Norte, China y Rusia. Seúl adoptó una forma de gobierno democrática cuando un acuerdo de armisticio de 1953 puso fin a la guerra de Corea.

Mensaje a Corea del Norte, China y Rusia

Evans Revere, un exfuncionario del Departamento de Estado con amplia experiencia en negociaciones con Corea del Norte, dijo que Yoon usó su discurso para transmitir un mensaje a Corea del Norte, China y Rusia de que Seúl desafiará a esas naciones por el desprecio por los principios democráticos liberales, incluidos los derechos humanos.

“El discurso del presidente Yoon afirmó enérgicamente la solidaridad de Corea del Sur con Estados Unidos y otros países libres y democráticos”, dijo Revere.

“Sus comentarios enviaron un mensaje claro a los líderes autoritarios y totalitarios en Beijing, Moscú y Pyongyang sobre cómo Corea del Sur planea alinearse mientras las democracias liberales hacen retroceder a los poderes que rechazan la democracia y la libertad”, dijo Revere.

Soo Kim, exanalista de la CIA y actual analista de políticas en Rand Corporation, dijo que el discurso de Yoon “aludía tanto a la libertad en Corea del Sur como en el extranjero”.

Ella dijo: “En el extranjero, buscamos que la democracia y el estado de derecho se vean amenazados por la invasión en curso de Rusia a Ucrania. La fricción entre Estados Unidos y China también representa una yuxtaposición entre los dos sistemas” de democracia liberal y autocracia.

Kim agregó: “En casa, Corea del Sur también enfrenta desafíos para abordar las libertades civiles, sobre todo a través de algunas de las controvertidas leyes impulsadas por la administración Moon”.

Moon fue criticado por ignorar en gran medida las violaciones de derechos humanos en Corea del Norte y China en su búsqueda por lograr la reconciliación intercoreana con el apoyo de Beijing pero sin molestar a Pyongyang.

La iniciativa de paz de Moon a menudo iba en contra de los esfuerzos de la administración Biden para reunir a su aliado democrático para contrarrestar la amenaza de Corea del Norte de pruebas de armas y agresiones militares de China en el Indo-Pacífico.

Durante el gobierno de Moon, el parlamento de Corea del Sur aprobó una ley en diciembre de 2020 que prohibía a los activistas surcoreanos lanzar globos que contenían folletos contra Pyongyang en Corea del Norte mientras Seúl intentaba involucrar a su vecino del norte en su iniciativa de paz.

Robert King, quien se desempeñó como enviado especial para asuntos de derechos humanos de Corea del Norte durante la administración Obama, dijo: “Según [su] discurso de toma de posesión, creo que la administración de Yoon desempeñará un papel positivo” en los derechos humanos de Corea del Norte. Añadió: “Ignorar los derechos humanos con la esperanza de que Corea del Norte se comprometiera con Corea del Sur no ha funcionado”.

Yoon abogará por los derechos humanos

Harry Kazianis, presidente y director ejecutivo del grupo de expertos en desarrollo Rogue States Project, dijo: “Yoon abogará por que los derechos humanos estén en el centro de su agenda de política exterior”. Él ve a Yoon “dispuesto a denunciar los abusos a la libertad de prensa, el sufrimiento humano y la falta de derechos humanos básicos en cualquier nación que desee, especialmente en Corea del Norte”.

Sin embargo, según Patricia Kim, becaria de la Institución Brookings, el enfoque de Yoon hacia la política exterior basada en valores democráticos encontrará oposición.

“Un cambio hacia una diplomacia más basada en valores sin duda creará fricciones entre Corea del Sur y sus vecinos autocráticos”, dijo Kim. “La administración Yoon tendrá que tomar decisiones políticas difíciles en los próximos años mientras enfrenta dificultades económicas internas, una amenaza cada vez mayor de Corea del Norte y una gran rivalidad de poder en el Indo-Pacífico y los teatros europeos”.

El Servicio Coreano de la VOA se comunicó con la Embajada de China en Washington y la Misión de Corea del Norte ante la ONU en la ciudad de Nueva York para obtener comentarios sobre el discurso de Yoon. Ninguno respondió.

El discurso de «libertad» de Yoon se produjo en un momento de intensas tensiones en la península de Corea, ya que Corea del Norte está acelerando el desarrollo y las pruebas de sus programas nucleares y de misiles mientras continúa privando a sus ciudadanos de derechos humanos como la libertad de expresión, prensa y religión.

Corea del Norte ha llevado a cabo 16 rondas de pruebas de armas desde enero, incluidos los últimos tres misiles balísticos de corto alcance que Seúl dijo que Pyongyang lanzó el jueves por la noche.

Corea del Norte, que ha rechazado ofertas de vacunas contra el COVID-19, confirmó esta semana los primeros casos reconocidos de la variante omicron del virus en el país.

Pyongyang dijo que más de 18.000 personas muestran síntomas de COVID-19 cuando el país entró en un estricto cierre de emergencia.

Solo un día después, la Agencia Central de Noticias de Corea oficial dijo que seis personas habían muerto, una de las cuales “dio positivo por la subvariante BA.2 de Omicron”. La KCNA también dijo el viernes que casi 190.000 personas estaban “siendo aisladas y tratadas”.

Comentarios