PIDEN CAUTELA

La oficina del comisionado y el sindicato, en una declaración conjunta, dijeron que la cantidad de jugadores en la lista supera la cifra de los que arrojaron positivo

a_OrtizDavidManoCabeza576NUEVA YORK- AP-El hecho de que un jugador aparezca en la lista confiscada por el gobierno no garantiza que arrojó positivo a esteroides, según el béisbol de Grandes Ligas y la asociación de peloteros.

En un comunicado divulgado el sábado antes de una conferencia de prensa en el Yankee Stadium citada por David Ortiz, la oficina del comisionado de las mayores y el asesor legal del sindicato, Michael Weiner, dijeron que la cantidad de jugadores en la lista supera la cifra de los que arrojaron positivo, según la unión y la gerencia.

“Hay más nombres en la lista del gobierno (104) que la cantidad máxima de positivos que se registraron durante el programa de 2003 (96)”, dijo Grandes Ligas en un comunicado. “Y, como indicó el Informe Mitchell, algunos de los 96 positivos fueron apelados por la unión. Tomando en cuenta las dudas sobre la lista, le pedimos a la prensa y al público que sean cautelosos al llegar a conclusiones basadas en la filtración de nombres, especialmente de fuentes no identificadas”.

Weiner dijo que algunos casos positivos pudieron ser ocasionados por suplementos nutritivos y que todavía hay dudas científicas sobre las pruebas de 2003.

El diario New York Times reportó el mes pasado que David Ortiz y Manny Ramírez figuran en la lista de 2003. Debido a que la lista está sellada por un tribunal, la unión dijo que no puede confirmar o negar el reporte. Antes, Sammy Sosa y Alex Rodríguez fueron asimismo vinculados a la lista.

Tras el reporte, Ortiz citó a una conferencia de prensa para discutir el hecho de que su nombre aparece en la lista de 2003. El encuentro con los medios tomaría lugar el sábado antes del juego Medias Rojas-Yankees.

Weiner indicó que un jugador que alegadamente aparezca en la lista “se encuentra en una situación extremadamente injusta; su reputación se ha visto amenazada por una violación de las órdenes del tribunal, pero el respeto por esas órdenes le prohibe el acceso a la información que le podría permitir limpiar su nombre”.

Las pruebas de 2003 fueron parte de un programa piloto para decidir si el béisbol necesitaba implementar un control antidopaje con castigos a partir de 2004.

A %d blogueros les gusta esto: