Policía dominicano suspendido por 3 años por denunciar abusos

Miguel Cruz Tejada

Adhyl PolancoNUEVA YORK,- Adhyl Polanco, un oficial dominicano del Departamento de Policía de Nueva York (NYPD) y nativo de San Pedro de Macorís, fue suspendido por tres años, con derecho a sueldo, lo desarmaron y le quitaron su placa por denunciar los abusos del programa “Stop and Frisk” (Párelo y Regrístelo), que tuvo como blanco principal a latinos, afroamericanos y asiáticos en la administración del alcalde Michael Bloomberg.

En declaraciones al periódico Huntington Post, Polanco, de 33 años de edad, dijo que nunca ha estado en contra de que la uniformada haga su trabajo, pero sí de los abusos, cometidos por muchos oficiales contra las minorías y las imposiciones de los superiores que comandan los cuarteles.

Polanco, hizo grabaciones secretas a sus jefes y documentó otras pruebas de los abusos, material que fue usado como evidencia en la Corte Federal, paras que la jueza Shira Scheindlin, declarara inconstitucional el programa.

Durante cinco años, el policía dominicano, tuvo que enfrentarse a problemas y a todo clase de epítetos denigrantes, como los de “rata” o delator, que salían de las bocas de algunos de sus compañeros, que estaban de acuerdo con la represión ilegal en las calles de la ciudad.

El oficial, padre de tres hijos, relató que incluso, muchas veces, preguntaba al que comandaba su patrulla, que porqué había que detener a alguien que estaba tranquilo en la calle, y la respuesta era la de “no preguntes y espósalo”.

“A pesar de todos esos problemas, hoy soy más respetado que antes en el Departamento de Policía”, aseguró Polanco.

“El paso que di, en la defensa de los derechos civiles de la ciudad, valió la pena, como se demuestra hoy”, añade el oficial Polanco.

Reveló que desde el 2008, los comandantes exigían a los subalternos, “mayor rendimiento” de sus patrullajes en las calles, lo que incluía el que tenían que hacer al menos un arresto diario, veinte citaciones o multas, cinco detenciones e igual cantidad de registros a los civiles.

“A los comandantes, lo único que les importaba, eran la cantidad de detenciones, arrestos, multas y registros que hiciéramos en las calles, y no que ayudáramos a alguien, como el caso de personas que necesitaban ser llevadas a un hospital”, añade en el relato Polanco.

“Las órdenes venían directamente del alcalde Michael Bloomberg”, afirmó Polanco, porque el entonces comisionado Raymond Kelly, hacía lo que el alcalde le ordenaba”, añadió el policía petromacorisano.

Narra que en muchas ocasiones, tenían que arrestar a civiles que estaban llegando de sus trabajos a las casas, pero debían ser detenidos por no tener las llaves consigo.

“Nos decían que los principales criminales, eran  los negros y los hispanos, y que por eso, no había ningún problema en registrarlos”, dijo Polanco.

El oficial sostuvo que cansado de presenciar los abusos y debido a que en Asuntos Internos y el sindicato de policías, no le hicieron caso, decidió recurrir a la cadena de televisión ABC.

“A partir del 2009, los jefes dijeron que tenían que salir de mi. Y ese mismo año, el Centro por los Derechos Constitucionales me pidió que me uniera a la demanda contra el NYPD en la Corte Federal y como yo había hecho grabaciones que demostraban que los arrestos, eran imposiciones del alcalde, me dieron mucha importancia como parte del caso”, añadió Polanco.

“Me suspendieron tres años, con derecho a sueldo, pero me quitaron el arma y la placa. Todos los días, el viaje era de una hora desde mi casa y tenía que firmar en una comandancia del Bajo Manhattan”, explica el policía dominicano.

Asegura que el manejo que el NYPD le dio a su actitud, contra la violación de los derechos civiles, lo ha dañado a él y a su familia, porque debió haber sido ascendido.

Ahora, lo tienen como patrullero en un cuartel del sector GreenPoint en Brooklyn. “Allí, los superiores y yo, somos como perros que se respetan, muchos de los policías en ese cuartel, se habían prejuiciado contra mí, pero ahora, están viendo la ética con la que trabajo.”

Pidió a sus colegas hispanos en el NYPD, que no miren a su propia gente “hacia abajo” y afirma que la policía de Nueva York, actúa ahora más comedida que en la administración del alcalde Bloomberg.

“Hoy, somos libres, porque alguien se sacrificó”, añadió Polanco.

El oficial, se enroló en el NYPD en el 2005 y se convirtió en uno de los principales críticos del “Stop and Frisk”.

Su sueño de niño, era el de ser un policía, pero aclara que “eso no era lo que esperaba. Por eso, no fue que yo firmé. Recuerda que se vio obligado a esposar a un menor de 13 años.

“Es una sensación muy humillante, cuando te paran y registran tus bolsillos y no se tiene ninguna libertad”, añadió Polanco.

“Hay muchas cosas que podemos hacer, para mantener nuestras comunidades más seguras, pero detener y acosar a la gente inocente, no las va a hacer más seguras”, sostiene el oficial dominicano.

Ayer lunes, un juez de la Corte Federal, se reservó la decisión respecto a la intención del NYPD de no apelar el dictamen de que la criticada práctica, es inconstitucional.