Por temor a críticas policías NYC no respondieron ataques y humillaciones

Por Ramón Mercedes

NUEVA YORK.- Dominicanos en el Alto Manhattan expresan en lugares públicos que los policías uniformados en Harlem-Manhattan y Brooklyn, que sufrieron ataques y humillaciones el pasado domingo, no reaccionaron por temor a críticas de sectores neoyorkinos.

Los criollos condenan, analizan y comentan en bodegas, barberías, tiendas, consultorios, paradas de buses y trenes “que ante situaciones similares con policías de su país estuviera el muerto y preso al pecho que eso mandara madre”. Solicitaron no ser identificados.

“Ha sido un abuso, irrespeto y gran desconsideración para la policía neoyorkina lo que le hicieron a los agentes estando uniformados”, dijeron.

En Harlem, mientras los agentes arrestaban una persona, desaprensivos golpearon a uno de ellos con una bola de baloncesto en la cabeza  y luego le tiraron decenas de galones de agua, incluyendo un cubo lleno del líquido derramado directamente en la cabeza de uno de los uniformados, como se observa en un video que se ha hecho viral.

“Estamos seguros -dicen los quisqueyanos- que esos policías no reaccionaron ante tan humillante situación porque se sienten dudosos en actuar y para que sectores neoyorkinos no acabaran con su institución, diciendo que está compuesta por miembros salvajes, despiadados y anti derechos humanos”.

El presidente Donald Trump escribió en su twitter “fue una total desgracia”, instando al alcalde Bill de Blasio responder por los policías que “protegen nuestras vidas y nos sirven tan bien a todos nosotros; el alcalde debe actuar de inmediato”, demanda el mandatario.

El alcalde ha dicho que tales conductas son inaceptables. Tres personas han sido detenidas por los incidentes.

El presidente de la Asociación de Policía Benévola (PBA), Patrick J. Lynch, culpa a los políticos de la ciudad y del estado al declarar “Nuestros legisladores anti-policía han obtenido su deseo, la policía de NY está ahora congelada”

Sostuvo, “el desorden controla las calles, y nuestros líderes electos se niegan a permitir que los recuperemos. En situaciones como estas, necesitamos tomar medidas para protegernos a nosotros mismos y al público. Puede que a los políticos no les importe los peligrosos niveles de caos en nuestros vecindarios, pero los oficiales de policía y los neoyorquinos decentes no deben ser forzados a sufrir”.

“No es culpa de estos oficiales de policía, es el resultado final del torrente de malas políticas y retórica anti-policía que ha estado saliendo del Ayuntamiento y de Albany durante años. Nos acercamos al punto de no retorno”, añadió.

Para Manny Gómez, experto en seguridad, esto no es cosa de juego. “Hoy es un cubo de agua, mañana es un bate, un cuchillo o un arma de fuego, se trata de un episodio en el que los agresores cruzaron la línea”, y en su opinión, los oficiales debieron arrestarlos.

Por su parte, Terence Monahan, Jefe de Departamento de la institución indicó  “los policías y las comunidades de NYC han hecho un progreso notable, juntos, pero todos los neoyorquinos deben mostrar respeto por nuestros policías, no se merecen nada menos”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *