Rusia dispuesta a reunirse con la OPEP

Rusia dispuesta a reunirse con la OPEPMoscú,- Rusia está dispuesta a participar en una reunión con la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), a la que no pertenece, para una posible “coordinación” ante la caída de las cotizaciones, anunció el jueves el ministro ruso de Energía, Alexandre Novak.

“Actualmente los países de la OPEP intentan convocar una reunión con la participación de miembros y de no miembros de la OPEP en febrero”, declaró Novak, citado por agencias rusas.
“Hemos confirmado la posibilidad de nuestra participación”, añadió.
El alto nivel de la oferta, ya sea en Estados Unidos, en la OPEP o en Rusia, ha hundido el mercado del petróleo desde mediados de 2014. Los precios han caído desde entonces un 75%.
El cártel de momento se muestra dividido y no ha bajado sus cuotas de producción pese al desplome de los precios, ahora ligeramente por encima de los 30 dólares el barril.
Estados Unidos sigue siendo un importador neto de petróleo, aunque la novedosa explotación de crudo de esquisto lo ha convertido los últimos años en uno de los mayores productores mundiales. Como comprador, por lo tanto, una caída del petróleo beneficia a su balanza comercial.
Por el lado del consumo “no hay duda de que los bajos precios del petróleo son buenos para Estados Unidos, dolorosos para algunos (las empresas y los estados más relacionados con el sector), pero buenos para el conjunto general de la economía estadounidense y en particular para los consumidores”, que están ahorrando en gastos de combustible y calefacción, resume Bruce Everett, antiguo ejecutivo de ExxonMobil y ahora profesor universitario de Georgetown.
Washington mantiene relaciones distantes con varios grandes países productores de crudo que se llevan la peor parte por la caída en los ingresos petroleros, como Rusia, Venezuela, y especialmente Irán, que ha obtenido el levantamiento de las sanciones económicas a cambio de renunciar a un programa nuclear que las potencias occidentales le acusaba de tratar de desarrollar armas.
“Rusia está bajo presión, con el precio del petróleo bajando y un declive general de su economía. Se puede señalar que justamente eso fue lo que la llevó a hacerse más fuerte en la escena internacional (…) en Ucrania o Siria, por ejemplo, el distraer a su población de sus dificultades económicas”, dice Jan Kalicki, del Wilson Center.