• 8 marzo, 2021

Tres norcoreanos, acusados ​​de pirateo cibernético a Sony y WannaCry

Por Voz de América – Redacción

El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha acusado a tres norcoreanos por su presunto papel en el jackeo de Sony Pictures Entertainment en 2014, un plan que involucró esfuerzos para robar y extorsionar más de 1.300 millones de dólares en efectivo y criptomonedas.

Un canadiense-estadounidense que supuestamente lavó parte del dinero robado también se declaró culpable de la estafa.

Los norcoreanos Park Jin Hyok, Jon Chang Hyok y Kim Il están acusados ​​de conspiración criminal, conspiración para cometer fraude electrónico y fraude bancario.

Park, un programador de computadoras del servicio de inteligencia de Corea del Norte, fue acusado hace dos años por su papel en el ataque a Sony.

Ese jackeo borró datos corporativos, obtuvo correos electrónicos confidenciales de la empresa entre los principales ejecutivos de Hollywood y obligó a la compañía a reconstruir toda su red informática.

Se cree que la motivación del ataque fue una represalia por la película de 2014 ‘The Interview’, que ridiculizó al líder norcoreano Kim Jong Un e incluso describió un complot de asesinato en su contra.

Como parte del plan, el Departamento de Justicia dijo que los tres conspiraron para robar más de 1.200 millones de dólares de bancos en Vietnam, México, Malta y otros. También robaron 75 millones de una empresa de criptomonedas eslovena y 11,8 millones de dólares en moneda digital de una empresa de servicios financieros de Nueva York.

“El alcance de la conducta criminal de los piratas informáticos norcoreanos fue extenso y de larga duración, y la gama de delitos que han cometido es asombrosa”, dijo en un comunicado la fiscal federal en funciones para el Distrito Central de California, Tracy L. Wilkison. La conducta detallada en la acusación son los actos de un Estado/nación criminal que no se ha detenido ante nada para vengarse y obtener dinero para apuntalar su régimen”.

También se cree que los tres están detrás del ataque de ransomware a WannaCry 2.0 en 2017, que afectó a computadoras en 150 países y, sobre todo, paralizó la red informática del Servicio Nacional de Salud de Gran Bretaña.

Es poco probable que los tres norcoreanos aparezcan alguna vez en un tribunal de Estados Unidos.

Comentarios