Túnez: efecto bumerang de protestas en el Magreb y Egipto

Caracas, . AVN (Leandro Albani).- Las masivas protestas iniciadas en Túnez que terminaron con el régimen de Zine El Abidine Ben Alí tendrán un efecto búmerang en la región del Magreb, como ya sucede en Egipto donde el presidente Hosni Mubarak tuvo que cambiar a todo su gobierno.

Así lo afirmó el Doctor en Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid, Mbuyi Kabunda, en una entrevista telefónica con la Agencia Venezolana de Noticias (AVN).

El catedrático africano explicó que Túnez “era el menos probable a exponerse a este cambio” político, aunque lo que sucede en esa nación “va a tener un efecto búmerang en los demás países de la región, empezando por Argelia y Egipto, y quizá un poco más tarde en Marruecos”.

Kabunda indicó que las manifestaciones en la región del norte africano son motivo de preocupación para Estados Unidos porque “se están llevando a cabo cambios que ellos no habían previsto ni liderado”.

La preocupación de la Casa Blanca es “ver caer el poder en manos de fuerzas contrarias de los intereses norteamericanos”, señaló.

Igualmente, aclaró que los cambios en la región son “un mal menor” para Washington “porque se trata de la recuperación del poder por las fuerzas modernistas y no islamistas, que fueron aniquiladas en las dos últimas décadas con el apoyo norteamericano”.

Para Kabunda las expectativas estadounidenses apuntan a un recambio en naciones como Túnez y Egipto, “aunque no consigan controlarlas completamente”.

Con respecto a Túnez, el profesor congoleño analizó que desde el gobierno se realiza “una huída hacia adelante” y no se resuelven los problemas de fondo.

Kabunda recordó que, antes de su caída y huída del país, Ben Ali tenía el apoyo de Estados Unidos, pero que ahora la Casa Blanca intenta adoptar “una situación de compromiso y de llevar a cabo unas reformas en el poder”.

“Ésta ha sido la actitud de los Estados Unidos, teniendo como principal objetivo evitar el acceso al poder de las fuerzas islamistas”, remarcó.

El catedrático manifestó que las protestas en Túnez se mantendrán porque hasta ahora no se dieron respuestas profundas por parte de las mismas fuerzas que estaban en el poder con Ben Alí.

Al ser consultado por la participación que podrían tener los movimientos islámicos en una nueva conformación del poder, Kabunda expresó que en un principio conseguirían acceso a decisiones políticas en el actual contexto de fragilidad.

Desde hace semanas las protestas en Túnez, Egipto, Argelia y Yemén se vienen desarrollando con diferentes intensidades, pero principalmente en las dos primeras naciones.

Luego de la huída de territorio tunecino de Ben Ali y su pedido de captura internacional, el primer ministro Mohamed Ghanuchi, se hizo cargo de un gobierno provisional que fue rechazado por los pobladores debido a que varios ministros pertenecían al antiguo régimen, razón por la cual tuvieron que renunciar a su cargos.

Por su parte, en Egipto el presidente Mubarak cambió a todo su gabinete y nombró como vicepresidente a Omar Suleiman, quien durante esta jornada elevó al mandatario cinco puntos que contemplan una estrategia para salir de la actual crisis de descontento popular.

Entre las peticiones se encuentran la recomendación de renuncia del mandatario egipcio.

Durante los días de protestas en Túnez y Egipto hubo más de cien muertos por la represión policíal y decenas de heridos y detenidos.