• 2 junio, 2020

Un dominicano asesinado a tiros y mujer que lo acompañaba grave en interior de carro estacionado en calle de Massachusetts

Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK,- Un dominicano identificado ayer martes como Alan Jiménez de 23 años de edad, fue asesinado de varios balazos y una mujer que lo acompañaba resultó herida de gravedad, cuando la pareja estaba dentro del carro que conducía el hombre y ambos, fueron atacados por desconocidos en la intersección de las calles Lawrence y Market en la ciudad de Lawrence, Massachusetts, el domingo a las 3:09 de la madrugada.
La policía dijo que recibió una llamada al 911 a las 3:10 de la madrugada, reportando disparos en la referida dirección y cuando los agentes llegaron a la escena encontraron a Jiménez muerto y a la mujer, cuyo nombre no se ha revelado, gravemente herida de bala.
Jiménez, de 23 años de edad y la mujer de 19, fueron llevados a un hospital de Boston donde fue declarado muerto y ella seguía en estado crítico anoche, al cierre de esta crónica.
Un comunicado de la oficina del fiscal del distrito del condado Essex informa que el asesinato ocurrió frente al edificio 90 de la calle Market, y se desconoce qué hacía la pareja dentro del carro aparcado allí.
Algunos residentes en el área dicen que escucharon varios balazos poco después de las 3:00 de la madrugada del domingo.
Los investigadores de la policía de Lawrence, dijeron que todavía no se han hecho arrestos ni hay pistas sobre el ataque a la pareja.
LA FAMILIA
Dos primas y un primo de Jiménez, declararon anoche al canal Telemundo Nueva Inglaterra, que Jiménez, era un padre y un joven trabajador, alegre, amigable y siempre preocupado por todos, por lo que no se merecía una muerte como esa.
“Cuando vi el mensaje que mandaron, yo me puse a gritar y no supe qué hacer”, dijo la prima de Alan, Arlette Brito.
“No se merecía lo que pasó, porque hoy fue a él y mañana puede ser a otro que maten”, dijo Ranyelis Jiménez, la otra prima del asesinado.
Daniel Jiménez, el primo de Alan, relató que él llora y llora, pero en realidad no se ha conectado.
“Te llevaste una gran parte de mí, pero ese vacío se va a llenar con la memoria tuya”, le dijo el primo al difunto.
Parientes, vecinos y amigos de Alan, levantaron un altar improvisado en una cuadra de la calle Market para recordarlo con fotos, botellas de alcohol, flores, velones y mensajes escritos en cartulinas que fueron puestas en la pared.

Comentarios