Uno de cinco acusados por asesinato de niña criolla negoció con fiscales para acusar cómplices

De Miguel Cruz Tejada

uno-de-cinco-acusados-por-asesinato-de-nina-criolla-negocio-con-fiscales-para-acusar-complices.jpgNUEVA YORK,- Uno de cinco supuestos pandilleros acusados por el asesinato de la niña dominicana Aynis Vargas de 12 años de edad en un complejo habitacional de Providence en el que se celebraba el Día del Padre en junio del 2013, se declaró culpable de algunos cargos en una negociación con los fiscales para incriminar a sus cuatro cómplices.

Las autoridades dijeron que Luis González (Didi), de 18 años de edad, negoció las acusaciones sólo de asalto con un arma peligrosa y conspiración, con lo que conseguiría una sentencia leve a cambio de delatar a sus consortes de pandilla.

Además de la menor dominicana, tres mujeres también criollas, resultaron heridas a balazos durante el brutal ataque.

La oficina del Fiscal General del Estado de Rhode Island, dijo que la negociación con González, fue aprobada, porque su papel en el asesinato de la niña “fue limitado”.

El Fiscal General Adjunto, James Baum, dijo que González, testificará en la corte contra sus compañeros de pandilla como parte del acuerdo, entre los que se incluye a su hermano mayor Luis González (Fat Boy), el presunto pistolero Branden Castro (Blaze), Angel Valerio (Yung CYPH) y Ricardo Vázquez.

Durante la audiencia ayer lunes en la Corte Superior, ante el juez Robert D. Krause, el fiscal Baum, detalló cómo se desarrollaron los hechos la noche en que la niña dominicana due asesinada.

González y los cuatro otros acusados, son miembros de la violenta y peligrosa pandilla “Harriet Street”, conocida como “H – Block”, que opera en la calle del mismo nombre en el Sur de Providence.

Tradicionalmente, sus integrantes, mantienen enfrentamientos sangrientos con sus principales rivales de la ganga “Hartford Soldiers” (Soldados de Harford) que tiene sede en proyectos de vivienda de Hartford Park. El 15 de junio, un día antes de le celebración del Día del Padre, parte de los pandilleros se habían amenazado porque uno de los rivales le había roto una ventana a la mini van de González.

Se reunieron en un área verde de la cuadra en la calle Harriet y la avenida Sayle, donde Vázquez les dijo a sus cómplices que un miembro de la pandilla Hartford había roto la ventana de la van de González.

Decidieron vengarse por eso y por el asesinato de uno de sus integrantes, que según ellos, había sido ultimado por un pandillero rival. Abordando el vehículo de “Didi”, quien se armó con un bate, se dirigieron al territorio de sus enemigos.

Pero en la zona de los proyectos habitacionales, no encontraron a ningún rival de la otra pandilla y vieron frente al edificio 256 de la avenida Hartford a un grupo de mujeres, algunos hombres y niños, reunidos.

“Didi”, según el fiscal, les pidió a sus colegas de ganga que se fueran, porque ningún enemigo estaba en el grupo. “Su consejo fue ignorado”, añadió el fiscal Baum. Diez minutos más tarde, Vázquez aparcó la mini van y “Fat Boy” le dijo a Castro que si “vas a hacerlo, hazlo bien”.

Castro salió del vehículo, cruzó la calle hacia la fiesta, donde la víctima estaba con su madre y otros familiares, celebrando la graduación de un amigo.

Esgrimió una pistola calibre .22, entró al área frontal del edificio y disparó a varios metros de distancia, alcanzando con un balazo mortal a la menor.

El pistolero, estaba enmascarado.

La niña estaba de pie, hablando con su madre, cuando se desplomó por el impacto del plomo, narró el fiscal Baum. El agresor también disparó contra las dominicanas Vilma Tineo de 44 años de edad, Elaine de Vargas de 23 y Eugelyn Cabrera Martínez de 33.

“Didi”, podrían ser sentenciado a 13 años de cárcel de los que sólo cumpliría 10 y será sentenciado después que concluya el juicio contra su hermano y los otros tres acusados, programado para el 19 de mayo próximo.

Su sentencia se ha fijado para el 2 de junio.

De ser hallado culpable, el tirador Castro, sería condenado a cadena perpetua por asesinato en segundo grado.