Activista dominicano testifica en juicio contra policía que participó en brutal paliza a chino

Sergio ConsuegraMiguel Cruz Tejada

NUEVA YORK,- El reconocido activista y dirigente del PRSC Sergio Consuegra, quien salvó de la muerte al ejecutivo financiero chino Alexian Lien, su esposa y su hija, durante un brutal ataque de un enjambre de encolerizados motoristas en el Alto Manhattan, testificó en el juicio que se le siguió al policía Wojciech Braszczok, uno de los presuntos participantes en el ataque, diciendo que “cuando lo vi en el suelo, pensé que estaba muerto”.

Consuegra, quien es considerado un héroe por medios de Estados Unidos y ha sido reconocido por diversas instituciones como buen samaritano, iba camino a la iglesia la tarde del domingo 29 de septiembre del 2013, cuando se encontró con la horrorosa escena.

Al notar que cerca de una docena de motoristas golpeaban, pateaban y estaban encima de Lien, que estaba inconsciente en el pavimento, mientras otros agresores trataban de sacar por la fuerza del vehículo del oriental a la esposa y la hija, Consuegra decidió intervenir.

Se plantó entre los agresores y la víctima y logró convencerlos, brazos en cruz para que cesaran el ataque.

Numerosos sospechosos fueron acusados por su supuesta intervención en el ataque por la policía y la fiscalía de Manhattan. Algunos se declararon culpables mediante acuerdos y el agente y otro inculpado, decidieron ir a juicio.

“Estaba muy asustado y creí que él (Lien), se había ido, porque fue golpeado muchas veces”, relató Consuegra.

El juicio que concluyó ayer jueves, se realizó ante un juez y sin jurado.

“Pensé que ya estaba muerto”, recalcó consuegra cuando se le preguntó que pensó al ver al ejecutivo chino en el pavimento y sangrando profusamente.

Junto al agente, se enjuició también a Robert Sims.

“La víctima no se movía y había una gran cantidad de sangre en el suelo”, agregó Consuegra en su testimonio.

El activista comunitario y dirigente reformista  dijo que logró asegurar que los motoristas detuvieran el ataque y se fueran de la escena, cuando les dijo “ya está bueno amigos, déjenlo y ya váyanse”.

El incidente, en el que resultó con lesiones graves que lo mantuvieron en estado crítico por semanas en el hospital, el dominicano Edward Mieses, se originó cuando Lien, quien alegó que iba rápido porque debía llegar a tiempo a un lugar, rebasó al enjambre de unos 200 motoristas.

Mieses se le cruzó a bordo de su motora y el oriental, conduciendo su jeep Range Roover negro, lo atropelló, lo que encendió la ácida ira de los compañeros de Mieses, quienes siguieron al ejecutivo hasta la cuadra de la calle 179, entre avenidas Wadsworth y Saint Nicholas, en el barrio dominicano de Washington Heitghts (Alto Manhattan) y lo atacaron sin misericordia, hasta dejarlo inconsciente en el pavimento.

Fue entonces, cuando llegó la intervención de Consuegra quien pasaba por la zona en compañía de otros dos hombres, uno de los cuales lo ayudó a sofocar el intento de acabar de destruir el jeep con la intención de sacar a la mujer y la hija de Lien para también atacarlas.

Lien, no fue arrestado por las lesiones de Mieses ya que su abogado demostró que fue en defensa propia.

Mieses, no tenía licencia válida para conducir una moto y nunca había solicitado una en el Departamento de Motores y Vehículos del Estado de Nueva York.

El ataque, grabado en cámaras video de numerosos curiosos y motoristas que transmitían su paso por el área en vivo, le dio la vuelta al mundo a través de los medios y las redes sociales.

Consuegra, ha sido reconocido por múltiples instituciones como buen samaritano por salvar de una posible muerte a Lien y su familia, incluyendo un pergamino de la oficina del congresista Charles Rangel.