Bachatero Elvis Martínez no plagió canción ratifica tribunal

Elvis MartínezUn tribunal ratificó este viernes el archivo definitivo dispuesto del expediente de la querella contra el bachatero Elvis Martínez (El Camarón) por presunto plagio de una canción.

La medida fue dispuesta por el El Sexto Juzgado de la Instrucción del Distrito Nacional, el cual ratificó el archivo dispuesto por el Departamento de Propiedad Intelectual, Crímenes y Delitos de Alta Tecnología de la Procuraduría Fiscal del Distrito Nacional respecto de la querella contra el bachatero.

El tribunal tomó la decisión al considerar que en el caso no se configuraba una violación penal. La querella había sido interpuesta por Manuel Antonio Cornielle Rivera contra el artista Elvis Martínez y el sello discográfico Premium Latin Music, señala una nota de prensa.

Así lo afirmó Edwin Espinal Hernández, abogado de Martínez y Premium Latin Music, quien agregó que la jueza Clara Luz Almonte Gómez validó la disposición tomada por el procurador fiscal adjunto Juan Alfonso Cueto sobre la acusación que enfrentó la canción de la autoría del querellante y la canción que interpreta Elvis Martínez en la producción “Descontrolado”, ambas tituladas “Ninfómana”.

Cornielle Rivera se querelló contra El Camarón y la productora musical de Franklin Romero por supuesta violación de la Constitución de la República, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la ley 65-00 sobre Derecho de Autor, el reglamento 362-01, el Tratado de la OMPI sobre Derecho de Autor y el Código Civil, porque supuestamente Premium Latin Music incorporó sin su autorización en el disco “Descontrolado” su canción “Ninfómana”,  interpretada por Martínez, pero su defensa planteó que la canción que figura en dicho álbum, si bien tiene el mismo título, es de la autoría de Germán Antonio López Suárez.

“Estamos frente a un caso de homonimia de títulos genéricos de dos obras musicales con contenidos expresados en forma diferente a partir de una misma idea. Ni los títulos genéricos ni las ideas son protegidos por el derecho de autor”, concluyó Espinal.