Bashar considera ilegales ataques de Francia y Reino Unido contra Siria

Bashar al-Assad, presidente de SiriaDamasco,- El Reino Unido y Francia no tienen voluntad de luchar contra el terrorismo y sus ataques en Siria son ilegales, afirmó el presidente, Bashar al-Assad, en una entrevista publicada hoy por el diario británico The Sunday Times.

Según el mandatario sirio, los ataques aéreos en el Levante ordenados por Londres “están condenados al fracaso” y advirtió que estos bombardeos incrementarán el riesgo de ataques terroristas de células ocultas en Europa, a menos que haya un esfuerzo concertado para destruir al grupo Estado Islámico (EI).
Al-Assad subrayó que el Reino Unido y Francia, desde el principio del conflicto en 2011, constituyeron la punta de lanza en la agresión contra Siria, brindando apoyo a los grupos terroristas, y hoy en día, no tienen voluntad de luchar contra ellos, ni poseen una visión de cómo derrotarlos.
Insistió que la participación en la lucha antiterrorista debe ser en el aire y sobre el suelo, en estrecha coordinación con las tropas del ejército y con las autoridades de Damasco.
Criticó también las acciones de la llamada coalición internacional, liderada por Estados Unidos, pues desde que comenzó sus ataques hace más de un año, se incrementó la propagación de los grupos takfiristas Estado Islámico y Frente al-Nusra, entre otras organizaciones.
Subrayó que este panorama cambió desde que Rusia comenzó a participar directamente en las operaciones militares conjuntas, a fines de septiembre último, provocando que los grupos armados empezaran a retirarse.
El presidente sirio restó importancia a las recientes declaraciones del primer ministro británico, David Cameron, quien aseguró que en Siria existen unos 70 mil “rebeldes moderados”.
A una pregunta sobre una eventual coalición que incluya a varios países, al-Assad reafirmó que “Siria empezó a luchar contra el terrorismo y lo seguirá haciendo, independientemente de la participación de cualquier potencia mundial”.
Aseguró que Siria dará la bienvenida a cualquier país que quiera cooperar, si es serio y sincero en la lucha contra el terrorismo, y acogerá todos los esfuerzos políticos destinado a eso, teniendo en cuenta el pragmatismo del gobierno que, al final, quiere resolver la situación en Siria y evitar que se siga derramando sangre”.