• 4 marzo, 2021

Biden firma el jueves órdenes ejecutivas para combatir el COVID-19

Por Voz de América – Redacción
El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y la vicepresidenta Kamala Harris, están enfocados desde su primer día completo en el cargo este jueves en priorizar la respuesta del gobierno federal a la pandemia que ha remecido a la nación.

Biden tiene previsto hablar el jueves sobre los planes de la administración y firmar órdenes ejecutivas y otras acciones relacionadas con la lucha contra el COVID-19.

“Podemos vencer el COVID-19 y lo haremos. Estados Unidos merece una respuesta a la pandemia de COVID-19 impulsada por la ciencia, los datos y la salud pública, no por la política”, dijo la Casa Blanca en un comunicado que describe su estrategia contra el coronavirus.

Más adelante el jueves, ambos serán informados por el equipo asesor de coronavirus. La información incluye detalles sobre el estado actual de los programas de vacunación que se llevan a cabo en todo el país.

Biden estableció el objetivo de aumentar las vacunas al comienzo de su mandato con el fin de llegar a 100 millones de dosis administradas en los primeros 100 días de su gobierno.

Las vacunación en Estados Unidos comenzó a mediados de diciembre priorizando a los trabajadores de atención médica de primera línea y aquellos que viven por más tiempo en centros de atención y asilos. Hasta el miércoles por la mañana, se habían administrado 16,5 millones de dosis, según datos de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades.

Las dos vacunas que recibieron aprobación de emergencia en los Estados Unidos requieren cada una de un régimen de dos inyecciones.

Biden y su esposa, Jill, junto con Harris y su esposo, Doug Emhoff, comenzarán el jueves participando en un Servicio de Oración Inaugural Presidencial virtual organizado por la Catedral Nacional de Washington.

Biden juró el miércoles como el 46 ° presidente de los Estados Unidos y pidió a los estadounidenses que se unan para apoyarse mutuamente en lo que llamó “un invierno de peligros y posibilidades significativas”.

A los 78 años, Biden se convirtió en el líder más antiguo del país después de servir 36 años como senador de Estados Unidos y ocho como vicepresidente en el gobierno de Barack Obama. Hizo el juramento presidencial en las escaleras del Capitolio en un día frío y azotado por el viento.

Poco antes, Harris, exsenadora de California, juró como vicepresidenta, convirtiéndose en la mujer de más alto rango en la historia del país.

En su discurso inaugural, Biden prometió ser el presidente de todos los estadounidenses, no solo de aquellos que votaron por él en su victoria electoral de noviembre, en la que venció al expresidente Donald Trump.

Trump se convirtió en el primer presidente en 152 años en no asistir a la investidura de su sucesor y, en cambio, abandonó Washington antes de la ceremonia para dirigirse a su mansión de Florida cuando terminó su mandato. En cambio, sí cumplió con una tradición al dejar una carta para Biden, que este describió como “muy generosa”.

Su contenido no se sabrá por ahora, porque Biden señaló que no lo revelaría hasta que tuviera la oportunidad de hablar con Trump.

Fauci adelantó que Biden firmará un decreto el jueves que mostrará la intención de Estados Unidos de sumarse al Mecanismo COVAX, un proyecto para llevar vacunas contra el COVID-19 a personas necesitadasde todo el mundo, ya sea en países ricos o pobres.

Biden apoyará esfuerzos de OMS

El principal asesor de Biden sobre la pandemia, Anthony Fauci, dijo el jueves en videoconferencia desde Washington a que el gobierno de Estados Unidos se unirá a los proyectos encaminados a llevar la vacuna contra el COVID-19 a personas necesitadas de todo el mundo, así como insumos médicos para combatir la pandemia.

“El presidente Biden emitirá una directiva más tarde hoy que incluirá la intención de Estados Unidos de unirse a COVAX y apoyar a ACT-Accelerator para avanzar en los esfuerzos multilaterales  contra el COVID-19″, dijo Fauci.

El Mecanismo COVAX es un proyecto de la ONU para llevar vacunas contra el COVID-19 a personas necesitadasde todo el mundo, ya sea en países ricos o pobres.

Además Fauci afirmó que Estados Unidos dejará de reducir su personal en la Organización Mundial de la Salud (OMS) y cumplirá con sus obligaciones financieras con el organismo.

Está previsto que Biden firme el jueves 10 decretos para combatir la pandemia, incluido el uso de fondos para desastres para ayudar a reabrir colegios y la exigencia del uso de mascarillas en aviones y autobuses.

Defender la verdad

Biden prometió el día de su investidura “defender la verdad y derrotar las mentiras”. No mencionó en su discurso a su predecesor, el expresidente Donal Trump, ni a la afirmación infundada del expresidente de que el fraude desenfrenado le costó otro mandato de cuatro años en la Casa Blanca.

“Se ha escuchado la voluntad del pueblo y se ha tenido en cuenta la voluntad del pueblo”, dijo Biden. “Hemos aprendido de nuevo que la democracia es preciosa y la democracia es frágil. En esta hora, amigos míos, la democracia ha prevalecido”.

“Este es el día de Estados Unidos”, dijo. “Este es el día de la democracia. Un día de historia y esperanza, de renovación y determinación”.

Horas después de su toma de posesión, Biden firmó una serie de órdenes ejecutivas y otras acciones presidenciales.

Entre ellos se encontraban volver a comprometerse con la OMS, reincorporarse al acuerdo climático de París, revocar la prohibición de Trump de ingresar a Estados Unidos desde varios países principalmente musulmanes, lanzar un esfuerzo del gobierno para promover la equidad racial en Estados Unidos, aumentando las protecciones para las personas que ingresaron al país ilegalmente siendo niños y desafiando a los estadounidenses a cumplir con “su deber patriótico” usando máscaras para combatir la propagación del coronavirus.

Al llegar a la Oficina Oval el miércoles por la tarde, Biden dijo que Trump le había dejado una “carta muy generosa”, pero no ofreció más detalles, indicando que la carta era “privada” y no hablaría de ella hasta que pudiera ver personalmente a Trump.

La secretaria de prensa de Biden, Jen Psaki, celebró el miércoles en la tarde la primera rueda de prensa de la administración, enfatizando en el respeto a la libertad de prensa y dijo que estaba comprometida a ser transparente.

En respuesta a una pregunta sobre cómo planeaba Biden restaurar la reputación de Estados Unidos a nivel mundial, Psaki dijo que “su prioridad es primero reconstruir nuestras asociaciones y alianzas en todo el mundo”.

Comentarios