• 29 noviembre, 2020

Comisión de Debates Presidenciales adopta regla de apagar micrófonos

Por Rosa Tania Valdés

La Comisión de Debates Presidenciales, un organismo sin afiliación política, anunció el lunes que los micrófonos del presidente Donald Trump y del demócrata Joe Biden serán apagados por dos minutos cada vez que toque el turno para hablar al otro, a fin de garantizar que ambos emitan sus puntos de vista sin interrupciones durante el debate programado para el próximo jueves en Nashville, Tennessee.

En un comunicado, la comisión señaló que «ha determinado que es apropiado implementar medidas con el objetivo de promover el cumplimiento de las reglas acordadas e inapropiado hacer cambios a esas reglas».

«El único candidato cuyo micrófono estará abierto durante estos períodos de dos minutos es el candidato que tiene la palabra bajo las reglas», dijo la Comisión.

Los cambios, anunciados el lunes, son un intento por evitar el caótico y criticado primer debate entre los aspirantes presidenciales en Cleveland, Ohio, donde hubo múltiples interrupciones, la mayoría de ellas por parte del presidente Trump, que busca su segundo mandato.

Chris Wallace, el presentador del programa de entrevistas de Fox que moderó el debate el mes pasado, dijo que Trump lo interrumpió a él o a Biden 145 veces durante la sesión de más de 90 minutos.

Biden incluso reaccionó en una de las interrupciones, y dirigiéndose a Trump dijo: «¡Cállate, hombre!».

La Comisión argumentó sobre los cambios en su comunicado: «Nos damos cuenta, después de las discusiones con ambas campañas, que ninguna campaña puede estar totalmente satisfecha con las medidas anunciadas hoy», dijo el texto. «Nos sentimos cómodos de que estas acciones logren el equilibrio adecuado y que sean de interés para el pueblo estadounidense, para quien se llevan a cabo estos debates».

Analistas políticos consultados por la Voz de América consideraron que no hubo un claro ganador en el primer debate presidencial entre Donald Trump y Joe Biden, marcado principalmente por las interrupciones y las descalificaciones personales.

Las nuevas reglas

Un día después del primer debate del 29 de septiembre, la Comisión de Debates Presidenciales, aseguró que haría cambios en futuros debates para «mantener el orden» y garantizar una «estructura adicional». En la primera medida, decretó que un segundo debate planeado la semana pasada se llevaría a cabo virtualmente después de que Trump contrajera el coronavirus. El presidente se negó a participar de forma remota y el encuentro fue cancelado.

En el debate del jueves, cuando faltan dos semanas para los comicios del 3 de noviembre, ambos canditatos tendrán 90 minutos para debatir temas clave para el electorado estadounidense. El tiempo del debate se divide en segmentos de 15 minutos cada uno, donde cada candidato cuenta con dos minutos para hacer declaraciones ininterrumpidas antes de entrar en un debate abierto.

Durante la porción abierta no se silenciarán los micrófonos, pero las interrupciones de cada candidato se descontarán de su tiempo, en el que será el segundo y último debate presidencial de este año, informó la Comisión.

Un asesor de campaña del presidente republicano de Estados Unidos, Donald Trump, sugirió el domingo pasado que el presidente podría ser menos agresivo en el debate final del jueves con Biden, que en su primer enfrentamiento el mes pasado.

«Cuando se habla de estilo y se habla de enfoque, creo que el presidente Trump le dará a Joe Biden un poco más de espacio para explicarse sobre algunos de estos temas», dijo el asistente de Trump, Jason Miller, a Fox News Sunday.

La campaña de Trump dijo el lunes que estaba descontenta con el conjunto de temas anunciado para el debate del jueves, argumentando que debería centrarse más en la política exterior y afirmando que el grupo no partidista estaba inclinado hacia Biden.

«Participaré, pero es muy injusto que hayan cambiado los temas y es muy injusto que nuevamente tengamos un presentador que es totalmente parcial», dijo Trump a los periodistas a bordo del Air Force One cuando regresaba a Washington de los mítines en Arizona el lunes.

La campaña de Biden informó el lunes que ambas partes acordaron previamente permitir que los moderadores elijan los temas. Expuso además que Trump quería evitar discutir su administración de la pandemia de coronavirus, que según las encuestas es el principal problema para los votantes.

«Como de costumbre, el presidente está más preocupado por las reglas de un debate que por conseguir que una nación en crisis reciba la ayuda que necesita», dijo el portavoz de Biden, TJ Ducklo.

Comentarios