Condenan a 45 años un pandillero de NJ por asesinato de taxista dominicano en el 2010

Condenan a 45 años un pandillero de NJ por asesinato de taxista dominicano en el 2010Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK,- En una sentencia sin precedentes en la historia de esos casos, un implacable juez de la Corte Superior del Condado Bergen, condenó el viernes 24 de abril al pandillero de la ganga “The Bloods” Jonathan Morgan (J Rummy) a 45 años en la cárcel por el asesinato en el 2010 del taxista dominicano Isidro Leonardo.

El ganguero, de 28 años de edad, pidió “disculpas” a la familia de la víctima, entre las que estaban la viuda María Santana e hijos del chofer, pero ella las rechazó diciendo que no se puede creer en un pandillero que se dedicaba a atracar y asesinar a personas inocentes en las calles.

Morgan, fue declarado culpable por homicidio voluntario y le dijo al magistrado Scott J. Moynihan, que él no había sido el responsable del asesinato del taxista dominicano.

El pandillero fue incriminado cara a cara por su cómplice Wallace Parrish, quien en un acuerdo con los fiscales testificó en su contra y aseguró que fue Morgan, quien disparó a Leonardo, después que el sentenciado llamara a la base desde el celular de su cómplice.

El pandillero intentó convencer a la corte de que él no hizo las llamadas, pero la fiscal auxiliar Caroline Lawlor, mostró grabaciones de audio en las que se escuchan las voces de ambos criminales.

Llamaron a varias bases y fue Leonardo quien cayó en la trampa, cuando acudió a recoger a quien había llamado en la madrugada del 28 de septiembre del 2010.

El jurado no pudo ponerse de acuerdo cuál de los dos pandilleros disparó contra el taxista dominicano, pero la fiscalía demostró su participación en el crimen de atraco a mano armada y homicidio.

Parrish fue llevado a un juicio separado y condenado a 15 años en prisión. Morgan fue declarado no culpable de asesinato por los jurados.

La viuda de Leonardo, leyó un testamento antes de la sentencia en el que pidió al juez imponer todo el peso de la ley.

Entre sollozos, la dominicana recordó que los asesinos mataron a un padre que dejó en la orfandad además de otro a un hijo de dos años de edad.

“Debido al asesinato cometido contra un hombre que sólo se dedicaba a ganarse honradamente el pan de cada día, pido justicia”, dijo la señora Santana.

Dijo que tiene dificultad para criar a los hijos de la pareja sin el padre. “Me rompe el corazón. Tengo que decirle que su papá está en un lugar especial, cerca de Dios”, añadió.

Santana relató que su esposo había estudiado en un seminario y en una universidad de la República Dominicana y que también enseñaba música.

Mark Anderl, abogado del pandillero adelantó que apelará la sentencia y que presentará una moción para anularla y un nuevo juicio, haciendo énfasis en la incapacidad de los jurados para declarar culpable a su defendido por el cargo de asesinato.

La fiscal se opuso a la moción y el juez también  negó la petición al abogado.

“Tenemos un asesinato sin sentido de un caballero que estaba tratando de ganarse la vida para su familia, haciendo todas las cosas correctas”, dijo el juez.

Señaló el magistrado que el pandillero tenía cinco acusaciones anteriores, incluyendo posesión de drogas y había cometido delitos antes de ser arrestado y acusado por el asesinato del taxista dominicano.

El pandillero tendrá derecho a pedir libertad condicional cuando cumpla 38 años en la cárcel.

Los fiscales dijeron  que ambos pandilleros, eran integrantes de la ganga “Sex, Money & Murder” (Sexo, Dinero y Asesinato), una célula de la pandilla “The Bloods” y que intentaron sin éxito, atracar a otro taxista que logró huir de ellos al verlos armados.

Parrish, quien discutió con  su cómplice acerca de cuál de los dos, atracaría al taxista, está a la espera de ser sentenciado.

A %d blogueros les gusta esto: