Condenan a probatoria un dominicano por masturbarse en un restaurante Dunkin´ Donuts

Condenan a probatoria un dominicano por masturbarse en un restaurante Dunkin´ DonutsMiguel Cruz Tejada

NUEVA YORK,- Eddie Camacho, un dominicano de 28 años de edad, fue condenado a dos años de probatoria en la Corte Superior de Westfield (Massachusetts)  y exhibir su pene delante de numerosas personas que se encontraban en el establecimiento.

Camacho, fue sentenciado el lunes de esta semana, después que mediante un acuerdo con la fiscalía, se declaró culpable de los cargos de deshonestidad manifiesta y grave y alteración del orden público en el Tribunal del Distrito de Westfield.

Estará en libertad condicional hasta agosto del 2016, por un caso separado de acoso criminal.

Cuando Camacho llegó al restaurante la mañana del 21 de abril, se bajó el  pantalón, dijo la gerente general del negocio Jazmín Jiménez, que no estaba presente cuando el pervertido se masturbó, en cuyo incidente varios empleados discutieron con el acusado y le pidieron que saliera, se fue, pero regresó a las 1:30 de la tarde y comenzó a acosar varias clientas.

Una de las clientas le dijo a la policía que Camacho, se masturbaba frente a ella, mientras la miraba y la mujer quedó extremadamente alarmada y sorprendida por el comportamiento del enfermo sexual, acorde con los documentos de la corte.

“Los empleados lo vieron  mostrando su pene y masturbándose y decidieron dejarlo tranquilo”, explicó la gerente.

Por segunda vez, Camacho intentó masturbarse también con otra cliente y su hija, en el baño de mujeres. Cuando ella salió del baño, él estaba  de pie, a la puerta del sanitario y tenía los pantalones bajos y la ropa interior al descubierto.

La gerente dijo que Camacho, había escenificado varios incidentes similares, pero nunca se había masturbado o acosado a alguna clienta.

“Fue la primera vez que mostró un comportamiento rechazable”, explicó la gerente.

En abril, Camacho fue acusado por un caso de acoso a una mujer, cuando visitaba el lugar de trabajo de la víctima, pidiéndole su número de teléfono y preguntándole si ella fumaba marihuana.

También en varias ocasiones, le preguntó por la posibilidad de que lo traicionara y otras cuestiones que la hacían sentir incómoda, según la policía de Westfield.

Ella llamó a la policía a las 9:00 de la noche del 19 de febrero, cuando Camacho la llamó  y le dijo a los oficiales que no le había dado su número al hombre y no sabía como él lo consiguió.

La mujer dijo a los investigadores que tenía miedo de lo que Camacho le pudiera hacer y que estaba cada vez más ansiosa, cada vez que lo veía, merodeando en el lugar de su trabajo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *