Dominicano culpable de narco viajó a China para comprar heroína y fentanilo que traficó en Estados Unidos

Miguel Cruz Tejada
NUEVA YORK,-El dominicano Jason Álvarez, quien se declaró culpable en la Corte Suprema Estatal de El Bronx de tráfico de drogas, después de ser arrestado como uno de los líderes de una banda que transportaba en camiones los psicotrópicos desde Los Ángeles a Nueva York, con 103 kilos valorados en más de $10 millones de dólares, confesó que él, viajó a China para comprar fentanilo en gran cantidad.
Álvarez, llegó a un acuerdo con los fiscales y será sentenciado a 10 años en la cárcel por delitos graves relacionados con el narcotráfico internacional y la heroína la recibía del Cartel de Sinaloa en México que la transporta también en camiones que llegan por puntos legales a Estados Unidos.
De allí, las drogas son llevadas a California, donde el cartel tiene varias estructuras de distribución a numerosos estados norteamericanos, dijeron las autoridades.
Los 103 kilos, fueron confiscados en la “Operación Mercado Abierto”, montada por la DEA, la policía de Nueva York y la fiscalía de El Bronx, y en ese momento, eran movidos en un camión por el guatemalteco Eric Crespo Escalante, quien negó que supiera de la carga, diciendo que fue contratado como chofer para traer el camión a la ciudad.
Junto a Álvarez, además de Escalante, fueron apresados también los choferes Mario Alberto Ramos y Carlos Alberto Ramírez, junto a otros 27 sospechosos que presuntamente pertenecían a la banda, según los fiscales y la DEA.
Los 32 imputados, enfrentaron docenas de cargos criminales.
Los acusados ​​son también demandados por $10.5 millones en ganancias de las drogas, según un comunicado de la oficina de la fiscal de El Bronx, Darcel Clark.
“El esquema trajo heroína y fentanilo desde Honduras a través de México a Los Ángeles, donde los conductores de camiones de larga distancia recogieron las drogas y las transportaron al área de Nueva York en camiones – tractores que transportan carga legítima”, añade la declaración de la fiscalía.
La investigación, comenzó por la venta abierta de cocaína en la calle McClellan y la avenida Grant en El Bronx, área del cuartel 44 y el negocio allí, era supervisado por Steven y Daniel Rivera, quienes son hermanos quienes suministraban a las drogas a los micro traficantes callejeros Juan Santiago, Kareem Hogan, Antonio Ramírez y Harvey González.
La policía determinó que mucha gente venía de fuera del estado de Nueva York para comprar heroína en las calles de El Bronx, y que los distribuidores hacían grandes ventas de las drogas que les suministraban los líderes de la banda, entre ellos Álvarez, quien fue acusado también junto a la dominicana Viannet Espinal y Joel Velázquez Álvarez.
Steven González y Gina DiBacca, residentes en Worcester, Massachusetts, venían desde ese estado a El Bronx a comprar las drogas y pagaron por la heroína $33,500 por la al mes durante ocho meses y la revendían en Worcester, por un precio cuatro veces mayor que el que pagaron en El Bronx.
Álvarez supuestamente adquirió heroína y fentanilo, haciendo acuerdos y arreglos para el cartel se las enviara desde Honduras a a México y de ahí, al área de Los Ángeles.
Él arreglado para que los camioneros elijan subirlos y transportarlo en todo el país hacia la costa este.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *